SALTA. Admiten 4 muertes por desnutrición en 5 meses

171

Preocupación por los casos de hambre y marginalidad en el norte argentino.Hasta ahora el gobierno salteño ocultaba que Alan, Marcos y otros dos chicos hubieran muerto por esa causa.

Luego de varios días de intentos por ocultar o desviar las verdaderas causas de las muertes de chicos en Salta, ayer el gobierno provincial tuvo que salir a reconocer la realidad que se está viviendo. “Hay desnutrición en Salta”, se sinceró el ministro de Salud Pública, Oscar Villa Nougues. Se refirió por un lado a los últimos dos casos que dio a conocer Clarín ayer y la semana pasada, y además admitió que otras dos muertes por desnutrición, ocurridas en agosto y septiembre, no habían sido dadas a conocer oficialmente.“De nada nos sirve decir que los porcentajes de desnutrición son buenos y que el estado nutricional de la Provincia en general va mejorando, si es que desgraciadamente tenemos un caso. Ni hablar ahora que tenemos dos de manera tan seguida”, dijo Villa Nougues en una entrevista con el diario local El Tribuno. Se trata de los casos de Marcos Solís, un niño wichi de Morillos que murió el 20 de enero, y de Alan Misael Villena, muerto el domingo pasado en Colonia Santa Rosa.

El funcionario hizo una autocrítica: “En primer lugar, quiero decir que una muerte por desnutrición es algo catastrófico. Una tragedia. Esto es algo de lo que debemos hacernos cargo y analizar en particular y en general absolutamente todo lo que está pasando para poder encontrar la manera de resolverlo esto. Mucho se habla de cuestiones estadísticas, pero la estadística para quien le toca una muerte, es el cien por ciento”. También dijo que “es fundamental la evaluación minuciosa de la historia clínica y de los antecedentes de cada uno de estos pacientes para tener un panorama lo más certero posible”.Nougues, además, reveló recién ayer que el año pasado “hubo dos niños muertos en Pichanal (más al norte de Colonia Santa Rosa), que no estaban incorporados al anuario (2014) que publica la Dirección General de Estadística, porque no se quiso hacer publicidad de estos casos”.

El ministro arrojó otro dato que preocupa: “Casi el 20% de los niños de la Provincia no está dentro de los controles periódicos del Estado”. Sobre las versiones que indican que desde el gobierno se presiona a los médicos para que no hablen de desnutrición, lo negó rotundamente.Sin embargo, Clarín supo que el lunes, el médico que había documentado en Colonia Santa Rosa que Alan había muerto por desnutrición, fue trasladado en forma urgente a la capital salteña. Ayer, el enviado de este diario, intentó hablar con la gerente del Hospital San Vicente de Paúl, en Orán, Lilian Camini, pero ella mandó a decir con su secretaria que “ingresaba a una reunión con médicos” y que iba a “durar muchísimo”, por lo que “no podía atenderlo”.

Este cronista también quiso hablar con las autoridades del Hospital de Colonia Santa Rosa, pero nadie sabía dónde estaba su gerente, Leandro Alonso. El juego de las escondidas terminó cuando, con su cambio de actitud, el propio ministro cantó “piedra libre” para todos.CLARIN