Ahora sospechan que la Corte Suprema canjeó favores políticos con Aguad

177

La diputada nacional del PJ kirchnerista correntino Araceli Ferreyra, ayer volvió a poner más dudas sobre la prescripción de la causa judi­cial contra el ex interventor federal de la Comuna capita­lina Oscar Aguad, por tomar un préstamo de 60 millones de dólares y canjearlos lue­go por bonos provinciales Cecacor. “No sé, pero me da qué pensar que Aguad es miembro del Consejo de la Magistratura nacional y jus­tamente se está discutiendo en ese ámbito el presupues­to para el Poder Judicial. El presupuesto que lo deberá manejar la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, dijo la legisladora, que pidió iniciar un juicio político al ahora di­putado nacional de Córdoba. Justamente la Corte nacional fue la que dictaminó la pres­cripción del expediente que puso en apuros al cordobés en los últimos años. Ferre­yra fue más contundente ayer en diferentes radios de Corrientes: “El robo al que incurrieron fue notable. Hasta se dice que los avio­nes de Lapa, que algunos pensaban que eran sólo para los funcionarios que volvían a Corrientes los lunes y se iban a Córdoba los jueves, llevaban los millones que se afanaban con la bicicleta de los Cecacor”.

No fue la úni­ca, se sumó a las críticas el ex intendente de la ciudad Carlos Espínola (PJ): “A to­dos los correntinos nos sigue causando mucha amargura y fastidio que Oscar Aguad hable de moral y legalidad, cuando su intervención en el Municipio de Corrientes ha sido la peor administración de la historia”. Por su parte, el actual jefe comunal, Fa­bián Ríos, entrevistado por Víctor Hugo Morales en la Capital Federal, aportó lo suyo: “Nuestra gente de la ciudad de Corrientes sigue haciendo esfuerzos, en cada Gobierno comu­nal, para pagar la deuda que dejó este hombre. Y mientras tanto, uno tiene que escucharlo hablar de moralidad en la gestión de gobierno”.

Casi en simultáneo mien­tras los correntinos lo cri­ticaban, Aguad junto a los integrantes del Consejo de la Magistratura Nacional de­partió en un plenario con el ministro de Justicia de la Na­ción, Julio Alak. “Los jueces, cuando dictan una senten­cia, tienen que estar obser­vando al más débil. La sen­tencia es un hecho político”, dijo el funcionario, y Aguad y los demás lo aplaudieron.s