Al menos 100.000 de los refugiados que han llegado a la UE son menores de edad

125

EFE

  • Son datos de Unicef, que pide establecer un programa para identificarlos e incluirlos en un plan de reunificación familiar inmediata.
  • Los niños están especialmente expuestos a altos niveles de violencia y abuso durante el trayecto.

Niños refugiados en Austria

Un cuarto de todos los refugiados que han llegado a Europa en lo que va de año, unos 100.000, son menores de edad, según denunció este viernes Unicef. Además, la agencia de Naciones Unidas para la Infancia advirtió que desde que comenzó el conflicto en Siria, hace un lustro, se han registrado 10.000 menores no acompañados que han cruzado la frontera de su país.

«Los niños no acompañados son los más vulnerables de todos los refugiados, que ya de por sí son extremadamente vulnerables. Hay que establecer un programa para identificarlos e incluirlos en un plan de reunificación familiar inmediatamente», indicó este viernes en rueda de prensa Peter Salama, director regional de Unicef en Medio Oriente.

En los primeros seis meses de este año, 106.000 niños solicitaron asilo en la Unión Europea, la mayoría de ellos de Siria, Irak y Afganistán, un incremento de al menos el 75 % respecto a 2014, indicó Unicef. «Todos estos niños, que ya han sufrido lo inimaginable, tienen el derecho a la protección y a la dignidad, por lo que la Unión Europea debe actuar lo más rápido posible», dijo Salama.

A pesar de que la cifra de casi 400.000 personas que han llegado a Europa este año es considerable, «representa diez veces menos de las que actualmente acogen los países limítrofes a Siria», recordó.

Especialmente vulnerables

El funcionario internacional señaló que Siria está a punto de convertirse «en un Estado fallido» donde la supervivencia es casi imposible, por lo que se sorprendió de que aún haya quien cuestione que las personas que viven allí quieran huir y abandonar el conflicto.
De hecho, según el recuento de Unicef, desde que comenzó el conflicto en Siria, hace un lustro, se ha registrado a 10.000 menores no acompañados que han cruzado la frontera de su país, aunque la agencia es consciente de que el número real es mucho mayor.

Unicef recordó que los niños son especialmente vulnerables a los traficantes de personas y están expuestos a altos niveles de violencia y abuso durante el trayecto. Salama subrayó que hay doce millones de personas dentro de Siria que necesitan ayuda internacional para sobrevivir, de los que ocho millones son desplazados internos.

Se ha constatado que distintos grupos de combatientes reclutan niños de hasta 8 años, y «hay dos millones de niños que no pueden ir a la escuela, y de los pocos que lo hacen, un 20 % tiene que cruzar una línea de combate activa». «Vivir en Siria es vivir en el infierno», sentenció el experto.