Así será el infierno que se encontrará el Real Madrid en Múnich en la Champions League

17

EUGENIO G. DELGADO

  • Robben y Rummenigge han prometido que «arderán hasta los árboles».
  • El Madrid no ha ganado nunca en casa del Bayern: nueve derrotas y un empate.
  • Los blancos confían en la velocidad de Cristiano, Bale, Benzema y Di María.

Gol del Bayern

El Bayern de Múnich ha prometido, por boca de su jugador Arjen Robben y del presidente de su consejo, Karlheinz Rummenigge, que el estadio muniqués «será un infierno», en el que «se quemarán hasta los árboles», para el Real Madrid en el partido de vuelta de las semifinales de Champions League, que se celebra este martes (20.45 h). Los blancos juegan con la ventaja del 1-0 de la ida, pero por las siguientes razones la presión en Alemania será casi insoportable.

– La afición del Bayern. Miles de aficionados alemanes se desplazaron a Madrid para el partido en el Bernabéu. En el Allianz Arena serán más de 70.000 gargantas animando a su equipo, aunque Pep Guardiola, entrenador del Bayern, haya querido tranquilizar a los aficionados blancos:  «Los alemanes son muy educados. Aquí las leyes se cumplen, las aficiones se portan bien, se unen… No sufráis, que van a ser muy bien recibidos».

– Un estadio, un fortín. Como local, el Bayern no ha perdido nunca ante el Madrid. De los diez enfrentamientos, nueve derrotas blancas y un empate. Además, los alemanes han marcado 14 goles en seis partidos esta temporada en su estadio en la Champions.

– Mala estadística en Alemania. Aunque este año golearon al Schalke 1-6 en octavos de final, este solo fue el segundo triunfo de los merengues en Alemania, un país que no se le da bien. La anterior victoria se produjo en el año 2000 frente al Bayer Leverkusen (2-3). El resto, 19 derrotas y seis empates.

– La recuperación de Ribèry. Desde principios de año, el francés anda cabizbajo y sin motivación. Ha perdido brillo y su juego se ha resentido. Se pudo comprobar en la ida contra el Madrid donde estuvo desaparecido y fue sutituido en el minuto 72. En Alemania tienen la explicación: Ribèry está deprimido desde que no le concedieron el Balón de Oro de 2013 que, finalmente, levantó Cristiano Ronaldo. El Bayern sabe que necesita al galo para remontar y por eso le han mimado durante toda la semana.

«Es importante que él sea agresivo, porque nos ayuda mucho cuando juega así. Ribéry afronta cada partido con la misma pasión, él merecía este año haber sido nombrado el mejor jugador del mundo. Necesitamos su mejor versión para eliminarles», ha afirmado Guardiola.

– Obsesión por la Décima. La décima Copa de Europa es una obsesión para el conjunto blanco, por mucho que intenten no pensar en ella, y más cuando vuelven a encontrarse tan cerca. Será la cuarta semifinal consecutiva para un total de 25 a lo largo de la historia de la competición.

Velocidad y rapidez a la contra

Para contrarrestar este infierno, el Real Madrid cuenta con las siguientes armas:

– El mejor contragolpe del mundo. El cuarteto Cristiano Ronaldo, Bale, Benzema y Di María forman la mejor contra del mundo. Velocidad y precisión. Una ventaja cuando te enfrentas a un equipo como el Bayern que buscará dominar la pelota y puede dejar espacios atrás.

– Cristiano Ronaldo. El afán competitivo del portugués es un seguro para su equipo. Además de su primera final de Champions con la camiseta blanca, quiere convertirse en el máximo goleador en la historia de la Champions en una temporada en solitario. Suma 14 goles y ha igualado el récord que compartían, hasta ahora, José Altafini (Milan, temporada 1962-63) y Messi (Barça, temporada 2011-2012).

– La cuestión táctica. Incluso los medios alemanes coincidieron en que Ancelotti le ganó la partida táctica a Guardiola en el encuentro de ida. Tanto toque, tanta posesión, para nada, argumentaban. El tono del partido se prevee muy parecido: el Bayern dominando y el Madrid esperando una contra. Si los germanos no hacen circular con más velocidad el balón, los blancos tendrán mucho ganado.

– Un seguro llamado Iker Casillas. El guardameta ha levantado este año como capitán el título de la Copa del Rey, a pesar de ser reserva en la Liga. El Madrid necesitará de sus paradas increíbles y de su acierto en los balones aéreos que colgarán los teutones.

– Ningún equipo ha repetido. Las estadísticas también hacen un guiño a los hombres de Ancelotti, ya que desde que se instauró la Champions como hederdera de la Copa de Europa en 1993 ningún equipo ha logrado dos títulos consecutivos. El Bayern es el actual campeón.