Audiencia pública despejó dudas sobre la instalación de la planta Dioxitek

186

autoridades audienciaQuedaron ratificados los lineamientos del Programa Nuclear Nacional y se anticipó que el ingreso de Formosa traerá a la provincia múltiples beneficios

La audiencia pública convocada para informar sobre el estudio de impacto ambiental que produciría en Formosa la instalación de la planta de producto químicos derivados de uranio Dioxitek S.A. reafirmó posiciones en el espectro político formoseño, aunque sirvió para despejar dudas de quienes concurrieron para recabar información.
Así lo señaló, por ejemplo, el senador paraguayo Fernando Silva Facetti, quien en representación de la Cancillería y gobierno del vecino anunció que a partir de ahora se analizará en profundidad toda la documentación recibida para adoptar una postura, teniendo en cuenta la autodeterminación de los pueblos y los pactos internacionales.
Fue la segunda de las audiencias convocadas por el gobierno formoseño a través del Ministerio de la Producción y Ambiente. El organismo de aplicación fue la subsecretaría de Recursos Naturales y Ordenamiento y Calidad Ambiental, encabezado por Hugo Bay, quien presidió la reunión abierta a la comunidad.

Posiciones

En primer término en representación de Dioxitek habló Ricardo Echeragiblio, quien explicó que se trata de una empresa mixta donde el por ciento es propiedad de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el 1 por ciento restante a la provincia de Mendoza.
Dijo que lo que se pretende en Formosa no es el traslado de la planta ubicada en Córdoba, sino de la construcción de una Nueva Planta de tratamiento de Uranio (NPU).
Posteriormente el gerente de la empresa Estrucplan, encargada de realizar el estudio de impacto ambiental, Valentinuzi, señaló que no se desprende del análisis posibilidad alguna de contaminación radioactiva, por tratarse de una planta química que transforma el mineral natural en dióxido de uranio utilizado como combustible para las plantas nucleares que funcionan en el país.
Además de las explicaciones técnicas sobre el terreno elegido, la instalación y funcionamiento de la planta, el tema que tuvo particular relevancia fue el de los desechos.
En ese sentido los expositores de la consultora dejaron en claro que no existe ningún riesgo de contaminación para la comunidad formoseña y en consecuencia para los habitantes del Paraguay.
Esta afirmación tiene su basamento –señalaron- en el aspecto químico de la planta y que los desechos que produce serán tratados con toda la rigurosidad que plantean las normas de los organismos nacionales e internacionales que se encargan del control.

Ventajas

Entre las ventajas que tendrá el emplazamiento de la nueva planta de Dioxitek S.A. en Formosa se mencionó la posibilidad de contar en un futuro con una central nuclear del tipo CAREM que hará posible la instalación de industrias consideradas pesadas como las metalmecánicas, que generan demanda de mano de obra calificada.
Además, la titular de la CNEA, Norma Boero, reiteró que no se puede desechar los usos pacíficos de la energía nuclear dado los avances que ha producido en materia de salud y que en cuanto a generación de energía es una de las fuentes más confiables y que combaten el efecto invernadero producido por la quema de combustibles fósiles.

Oposición

En tanto el radicalismo ratificó su oposición a la instalación de Dioxitek S.A. y a través del senador nacional Luis Naidenoff reclamó que el tema sea decidido a través de una consulta popular.
Los más de cuarenta expositores inscriptos pusieron énfasis en defender su posición, pero en un ambiente de respeto democrático, en el marco de una multitudinaria asistencia que superó la capacidad del galpón “G” del paseo Costanero Vuelta Fermosa donde se desarrolló el acto desde las 16 y continuaba pasadas las 22 horas de ayer.
Desde la Iglesia Católica el sacerdote Adolfo Canesín leyó un documento en el cual, según afirmó, el obispo monseñor José Conejero y los presbíteros de la diócesis, fijaron su posición en contra de la instalación de Dioxitek.

Oficialismo

Desde el oficialismo la senadora nacional Graciela de la Rosa y el diputado nacional Luis Basterra fueron los más enfáticos en defender la posición a favor de la instalación de la planta química.
Argumentaron las ventajas estratégicas que tendrá Formosa al contar con una planta de este tipo, con posibilidades de apostar a la energía nuclear para avanzar en el acelerado proceso de desarrollo que ha llevado a la provincia al ascenso social que hoy se evidencia, coincidieron.
Las conclusiones de la audiencia así como el estudio de impacto ambiental serán derivados a una comisión evaluadora, anunció Bay.