Bailunga: El colectivo audiovisual independiente

17

La cosmovisión posmoderna signó la vida del hombre al entorno tecnológico que es rediscutido por filósofos, antropólogos, sociólogos y todos aquellos intelectuales de las ciencias sociales. Sobre esa atmósfera, la música no escapó a los cambios que en forma masiva produjo en especial, la Internet.

Así; a comienzos del siglo XXI  y en especial los jóvenes, fueron protagonistas de desafiar lo establecido y dejar andar la imaginación. Bailunga, es un colectivo audiovisual integrado por diseñadores gráficos, el arte visual, plástico, musical, es decir, un conglomera sin ataduras que tuvo la primera experiencia en  Chau Campeón en el 2011, de la mano de Diego Benítez. Acaso el Chamamé Rave, fue el antecedente más inmediato en la Ciudad en este año.

A Benítez, se sumaron los DJ´S “Toco” y “Loro” Gauto, con sus sobrenombres de presentación, más Laura Gutiérrez, todos jóvenes estudiantes de Diseño Gráfico que exponen su pensamiento artístico en diferentes espacios, como bares, boliches de la Ciudad con el nombre Chamigo Sound System producido por DDb Visual.  Lejos de sentirse creadores del estilo cumbia electrónica (la fusión de estilos), más bien se sienten influenciados por las distintas experiencias que se iniciaron en Buenos Aires, con productoras independientes.

Una especie de hermandad en la web nutre a los diferentes grupos, que además transitan caminos no convencionales para su difusión. Cuentas en twitter, Facebook, blogs, son el circuito cibernético para ir buscando sociedades a este estilo particular, pero a su vez novato en Corrientes. Acaso uno de los productores del proyecto Bailunga, Diego Benítez explica que “esta movida independiente se autogestiona y genera corredores en diferentes ciudades del país. En esta oportunidad, invitamos a “Black Mandingo”.

El grupo oriundo de Temperley, provincia de Buenos Aires, comenzó a incursionar en la mal llamada “cumbia digital” a principios del 2000, por lo que se lo considera un referente de la vieja escuela en esta movida. Editó varios discos, colaboró con productores y DJ´S de la escena local, bajo diferentes sellos digitales.

“Black Mandingo es considerado como una especie de investigador del sonido por los colegas”, describió Benítez el portavoz y la cabeza con más experiencia en el colectivo audiovisual Bailunga. A todos sus integrantes, los une la génesis de lo creativo o artístico, en lo musical, arte urbano, lo visual, como el caso de Laura Gutiérrez, quien es VJ, es decir, una artista que mezcla lo visual en tiempo real, a lo que denomina “Terror Femenino”. Él mismo realiza una puesta en escena de trabajos de collage, artes plásticas, e ir de la mano del nuevo estilo musical.

Loro Gauto aporta que la fiesta audiovisual, es decir, la propuesta de Bailunga es denominado así porque “es el lugar de experimentación, donde cada uno de nosotros (por los cuatro integrantes del grupo) produce su arte con la intención de dar un buen espectáculo, un buen show, interactuando con el público que asiste”. Espacios alternativos, como también boliches son el escenario para organizar los espectáculos de la cumbia electrónica, pero además la puesta en escena de lo visual, con flayers (desarrolladores) de afiches creativos, sus propios track musicales, etc.

Es acaso un circuito under ya que no sigue los parámetros de la comercialización de productos a través de espacios de publicidad en los medios tradicionales, sino a la inversa, se genera un feedback en las redes sociales, con las características de usuarios cibernéticos.

Esta minicomunidad como en la actualidad se acostumbra a denominar a los nuevos grupos en la web buscan generar nuevos espacios donde explotar “sus talentos” en lo artístico-musical.

Otra característica es lo juvenil de los integrantes, como Franco Musachi, quien con solo 20 años es un DJ de música electrónica no comercial. “Hay como un prejuicio de que la música electrónica es para la clase alta, cuando en realidad es totalmente falso. Justamente yo me dedico a producir este estilo que lamentablemente en Corrientes, no tiene espacio”.

Musachi, junto al periodista Francisco Villanueva iniciaron el peregrinaje por boliches, bares, pub y en la actualidad se unieron con la propuesta Bailunga en la Ciudad. “En Resistencia por allí hay una movida hace más tiempo, y tal vez en Corrientes porque nuestra sociedad es más conservadora, o más ríspida a los cambios”, afirmó el joven DJ.

“Lo que intentamos con la fiesta audiovisual que la registramos en cada evento que organizamos es sorprender al público que asisten, con otro tipo de propuesta muy distinta a ir al boliche. Más bien abrir la cabeza en este tipo de movida alternativa con una puesta no solo musical, sino visual”, a modo de conclusión de Benítez, quien se puede señalar como el iniciador de fusionar distintos ritmos o estilos musicales con lo electrónico.

Acaso intentando explicar el surgimiento de un estilo que no se sujeta a parámetros sino que “es hacer lo que quiero con la música. Por ejemplo si tengo ganas de escuchar Oasis pero con electrónica u otro género, lo puedo hacer, hay muchísimas experiencias a nivel mundial”.

 Rave chamamecero: una propuesta que generó polémica

En Corrientes, a inicios del 2011 el Instituto de Cultura de la provincia organizo –en el marco de la Fiesta Nacional del Chamamé, el espectáculo Chamamé Rave. Una instancia que incluso antes de su realización recibió críticas a favor y en contra. A decir verdad, los padres del chamamé se mostraron disgustados con la propuesta de fusionar su estilo con lo electrónico. Uno de los invitados a participar del evento dijo que nunca se hubieran imaginado participar de una convocatoria musical de estas características, pero –pese a esto-,  hacen un balance más que positivo sobre cómo este tipo de espacios generan oportunidades así. “Me parece que el Chamamé Rave propone eso, desde lo formal de cualquier música tradicional abrirse a otras experiencias”.

“Tal vez consideran que la propuesta es de mal gusto, pero en realidad no todos los chamameceros se cerraron. Fíjate que Julio Cáceres –de Los de Imaguaré- incluso grabó con su voz unas palabras en una producción para Chau Campeón, con lo cual para mí es algo grandioso”, explicó Diego Benítez.

El registro del nuevo estilo engendra su propia antinomia al no respetar valga la redundancia “estilo”, sino “fusiona o bastardea a la música”, señaló el DJ.

 

Cattáneo, el innovador argentino

Hernán Cattáneo nacido en el barrio porteño de Caballito, un día jueves 4 de marzo de 1965. Desde muy joven sintió interés en bandas como Simply Red, Level 42, Depeche Mode y New Order. Ya desde chico se mantenía interesado e informado de todo lo nuevo en música a través de las escasas fuentes a las que tenía acceso, entre ellas la revista Billboard. En 1987 conoció material de Frankie Knuckles por medio de un amigo que asistió a Vynilmania, en Nueva York, Estados Unidos, con muestras de house. Frankie Knuckles, según Cattáneo, ha marcado gran influencia en su carrera como DJ. Hernán siente respeto y admiración por artistas y grupos como Knuckles, Inner City y Derrick May, por lo que él mismo describe como: la manera en que combinaban la energía de la música electrónica europea con el soul de la música norteamericana. Esto de alguna manera ha decidido el rumbo artístico de Cattáneo y lo ha posicionado entre los DJs más respetados del mundo.