BOCA le ganó a River y volvió a la punta del torneo

112

El uruguayo, quien ingresó a los 40 segundos de juego por el lesionado Gago, marcó el único gol del Superclásico y aprovechó la caída de San Lorenzo.

Boca Juniors le ganó 1 a 0 como visitante a River Plate, en una nueva edición del superclásico del fútbol argentino, por la vigésimo cuarta fecha del torneo de Primera División.

Nicolás Lodeiro marcó el único gol del partido a los 18 minutos del primer tiempo. El uruguayo comenzó el encuentro en el banco de los suplentes, pero debió ingresar rápidamente, a los 40 segundos de juego, por la lesión de Fernando Gago.

Boca sostuvo la diferencia con una sólida gestión defensiva, con buenos trabajos de Agustín Orion (dos intervenciones clave) y los centrales Fernando Tobio y Daniel Díaz, además de un batallador medio juego en que sobresalió Marcelo Meli.

River nunca le encontró la clave al desarrollo, tuvo en Matías Kranevitter la mejor individualidad pero perdió por lesión a Luis González, que con su ingreso le había dado mejores posibilidades y pagó por de su falta de variantes en ataque.

La lesión de Gago a los 30 segundos de iniciado el juego modificó los planes de Boca, Rodrigo Bentancur pasó a ser volante central suelto y Lodeiro, que ingresó, se movió sobre la izquierda, más adelantado.

El equipo de Rodolfo Arruabarrena se situó en campo rival y durante largos minutos controló la mitad de la cancha, pero sus mejores posibilidades las tuvo de contraataque.

Uno de ellos fue el gol que lo puso en ventaja, a los 18 minutos: Tobio despojó de la pelota a Gonzalo Martínez y colocó un muy buen pase largo para la corrida de Sebastián Palacios, que le ganó a Álvarez Balanta y, con River mal parado, cedió a Tevez. El Apache remató, tapó a medias Marcelo Barovero y Lodeiro, al capturar el rebote, puso el 1-0 con preciso zurdazo alto.

La segunda gran oportunidad de Boca iba a ser a través de otra contra, a los 28 minutos. Meli, muy activo, aprovechó una falla de Emanuel Mammana, escapó sin marca y al salir Barovero quiso ceder a Palacios pero el pase fue muy mal ejecutado y la jugada ser perdió.

Cuando González reemplazó a Leonardo Ponzio, que estaba al borde de la expulsión (el árbitro Darío Herrera le perdonó una segunda amonestación), en el último segmento de la etapa, mejoró la circulación de River.

Fue el ingresado mediocampista el que elaboró la mejor acción de su equipo, a los 42 minutos, cuando combinó con Milton Casco, llegó al fondo sobre izquierda, colocó el centro hacia atrás y el cabezazo de Lucas Alario lo rechazó Orión con esfuerzo, luego de lo cual despejó Díaz.

El comienzo del segundo tiempo fue el mejor momento de River, con Kranevitter más adelantado y mejor parado y a los 2 minutos rondó el empate, con una llegada de Carlos Sánchez por derecha y un centro que en la boca del arco cabeceó Alario pero de nuevo apareció la figura de Orion para rechazar lo que ya parecía gol.

Antes de los 10 minutos se fue lesionado González y con él se quedó River sin un hombre fundamental, Boca volvió a hacerse fuerte en el medio, ahora con Lodeiro por adentro y Bentancur sobre la izquierda y el visitante llevó el juego a las condiciones que más le convenían, lejos de los arcos.

River sólo produjo otra aproximación a los 18′, cuando Mercado por muy poco no llegó a conectar ante el arco un tiro libre de Pisculichi mientras que Boca sólo se acercó a Barovero con dos cabezazos elevados de Tobio, a los 3′ y a los 28′, tras sendos tiros de esquina ejecutados por Tevez.

La victoria de Boca, más valiosa que lucida, no admite objeciones, porque fue el que se mostró más seguro de lo que quería y lo coloca con las mejores perspectivas para el tramo final del torneo. (Fuente: DyN)