Boca: peor, imposible

204

El golpe fue muy fuerte. Arruabarrena está preocupado y no esconde su malestar por el rendimiento del equipo.