Bolonti: De guardiacárcel a retador mundial

322

“Si no me daba miedo entrar a una toma con colchones prendidos fuego, mucho menos me da miedo boxear”, resume con sinceridad.