Boudou apela y la oposición pide que deje el gobierno

161

Se espera que Boudou apele hacia fines de la semana próxima su procesamiento y busque desacreditar al juez federal Ariel Lijo, a quien pareció no tembrarle el pulso para escribir 333 carillas que dejan muy mal parado al segundo en la línea de mando.

El abogado del vicepresidente, Diego Pirota, buscó dañar la imagen del magistrado al sostener que el procesamiento estaba redactado desde hace «mucho tiempo».

Con Boudou en Cuba, en total silencio, su abogado debió salir a dar explicaciones.

Dijo que el fallo no lo sorprendió, y dijo que este procesamiento no lo tomó Lijo ni en dos días ni en tres, sino que está escrito hace «mucho tiempo».

Pirota admitió que ante la novedad del procesamiento, ahora podría quedar sin efecto el pedido de ampliación de indagatoria que había solicitado Boudou.

Lijo sospecha que Boudou habría aceptado como soborno el 70 por ciento de las acciones de la imprenta Ciccone para hacer negocios en beneficio propio, y dio por probado que se interesó en los trámites para levantar su quiebra: por eso lo procesó por cohecho pasivo (que implica recibir coimas) y negociaciones incompatibles con su función, delitos que se castigan con una pena de seis años de cárcel.

Se espera que en los próximos días el kirchnerismo inicie una ofensiva total contra el juez para tratar de desacreditarlo y ensayar un juicio político, como ya lo ha hecho con otros magistrados que se animaron a meterse en cuestiones sensibles para el gobierno, la mayoría vinculadas con manejos poco claros de fondos y declaraciones juradas sospechadas de irregularidades que reflejan importantes enriquecimientos en pocos años.

Renuncia

Ante la noticia del procesamiento por parte del juez Ariel Lijo al vicepresidente Amado Boudou, por la compra de la empresa Ciccone, varios referentes de la oposición reiteraron la gravedad institucional del hecho y reclamaron que el funcionario de un paso al costado en su cargo.

El diputado nacional y ex vicepresidente Julio Cobos aseguró esta mañana que «los fundamentos de la resolución del juez Ariel Lijo son causa suficiente para el inicio del juicio político del Vicepresidente».

«A lo largo de todo este tiempo Boudou intentó poner la justicia a su disposición y abusó de su rol en la función pública», aseguró Cobos y agregó: «Es hora que él se ponga a disposición de la Justicia».

En declaraciones a Radio Mitre, el radical mendocino aseguró que los delitos de los que se acusa a Boudou «implica y corresponde un distanciamiento del Vicepresidente del Gobierno».

«Si no se va, la decisión del radicalismo y la mía en particular, es acompañar a los legisladores que quieran iniciar juicio político». «Tiene que dimensionar la gravedad institucional de este hecho. La continuidad en su cargo afecta al Congreso y al Poder Ejecutivo», enfatizó el ex vicepresidente.

Según consideró Cobos, la Presidente no se puede desligar de la responsabilidad política: «Ella es la que lo elijó; esta es una decisión que trasciende un partido político, es institucional y lo mejor que puede hacer Boudou es dar un paso al costado».

Otra integrante del FAPUnen, la diputada Margarita Stolbitzer, se pronunció en el mismo sentido y destacó el «trabajo extraordinario» realizado por la Justicia para llegar al procesamiento de Boudou.

«El juez en su fallo habla claramente de corrupción. Por lo tanto no hay más elementos para sostenerlo», señaló la congresista.

«El gobierno tiene que sacarse de encima a este hombre Este hombre no nos puede estar representando. Le hace mal no sólo al gobierno sino al país», dijo Stolbitzer.

Por el mismo espacio, Hermes Binner, apuntó que «el ilícito que se le imputa fue cometido cuando se desempeñaba como Ministro de Economía, cargo del que se valió y que utilizó justamente para cometer el delito». Y tras remarcar que «no hay antecedentes en la historia política argentina de un procesamiento a un vicepresidente en ejercicio», consideró que debía renunciar.