Bromatología actúa de oficio ante escraches en redes sociales

180

En los últimos tiempos se volvieron asiduas las denuncias en las redes so­ciales a diversos comercios de la ciudad por alimentos en mal estado o contami­nados. Fotos de mercade­ría vencida, sándwich con gusanos y hasta con ratas ilustraban las quejas de los usuarios, mientras otros aportaban las suyas.
La Dirección General de Control de la Munici­palidad trabaja de oficio cuando se denuncia un hecho por otras vías que no sea el registro en el or­ganismo, que depende de la Secretaría de Ambiente. “Todos las denuncias tie­nen respuestas porque hay guardias permanentes y tratamos de que sea de in­mediato. Si surge en las re­des sociales, en los medios periodísticos o a través del 0-800 555 6864, acudimos porque el fin es garantizar la seguridad y las condi­ciones de higiene y salubri­dad”, comentó a NORTE de Corrientes Carlos Cánepa, director general de Control e Inspección. El funciona­rio informó además que los últimos “escraches” en Facebook fueron atendidos de inmediato por un grupo de inspectores, pero no se detectaron irregularidades. “Fuimos a los supermer­cados con un grupo de inspectores del área de Comercio, Bromatología, Rentas y Saneamiento Ambiental, buscamos rastros de roedores, cu­carachas, pero no se de­tectó nada”, señaló y no descartó que exista cierta “animosidad” en algunas denuncias, aunque en al­gunos comercios la falta de higiene es evidente.
Sin embargo, en otros lu­gares la suciedad era tal que obligó a los funcionarios a cerrar el comercio. “Eran de lo peor”, consideró Cánepa. Tal fue el caso de dos su­permercados ubicados en Laprida y Centenario y por Cazadores Correntinos, y la parrilla de Ituzaingó y Pon­cho Verde.
Entre las infracciones ad­vertidas se encuentran los problemas edilicios en las cocinas, ya que muchas son pequeñas para el volumen de alimento que elaboran y la cantidad de empleados que circulan por el lugar. Además, en algunas se rea­lizan refacciones no regis­tradas en el plano original.
Cánepa explicó que en todos los comercios en los que se realizan operativos se apunta a los controles impositivos, de habilitación comercial y de inspección bromatológica. Asimismo, se revisan las condiciones de salubridad de la cocina y la manipulación de alimen­tos, se requiere el certifica­do del control de plagas y se controla las condiciones de cañerías y tanques de agua potable. s
LA FOTO DE UN SÁNDWICH CON UN GUSANO FUE SUBIDA A FACEBOOK.
En los últimos meses fue­ron clausurados por Bro­matología tres comercios de grandes dimensiones.