Buryaile: «En Formosa se gobierna con el miedo».

79

El diputado nacional de la UCR por Formosa, dijo en una entrevista con un medio de Río Negro y dejó entrever que en nuestra provincia, impera una «cultura del ejercicio del poder que domestica».

A continuación las mejores partes de la entrevista…

-Durante esta semana este diario procuró y no logró que desde niveles por fuera de los partidos opositores al gobierno provincial de Gildo Insfrán algún cientista político, sociólogo o economista hablase de cómo funciona el sistema político formoseño, donde la reelección a gobernador, por caso, es indefinida. Todos callan. También las organizaciones empresariales. ¿Qué pasa en Formosa?

Pasa el miedo al poder. En Formosa, el gobierno del Frente para la Victoria que lidera Gildo Insfrán gobierna por el miedo. Así de sencillo. Con la sola excepción de muy pocos espacios políticos, sociales, religiosos, el grueso de los formoseños está sometido por el gobierno vía todos los pliegues y repliegues que éste maneja… empleo público, negocios, favores… años de ejercicio de poder. Toda la transición. La construcción paciente desde el poder de una telaraña de intereses y de cultura de ejercicio del poder que domestica. Nada nuevo.

-¿En relación con qué?

-Con armar poder y aceptación de lo que se arma. No es la única provincia donde el sistema político se sustenta en este sistema de prácticas.

-Sin embargo, el sistema formoseño parece distante al nepotismo, que ha sido una escuela de ese tipo de ejercicio. ¿No hay nepotismo?

No es un poder con raíz de nepotismo. No está en su matriz. Esto no lo hace más democrático.

-¿Con qué estructura de poder del interior del país lo referencia?

Con el kirchnerismo y su raíz santacruceña. Personalismo, avasallamiento de las instituciones, clientelismo que cruza verticalmente la sociedad… estructuras de poder para las que la democracia es un único acto: votar. Luego no existe. Y todo lo logrado mediante la mediación de un mundo de obsecuencias que aportan para reproducir ese tipo de ejercicio del poder. Incluso se igualan en ciertas prácticas por parte de sus verticalizados de prodigar permanentemente agradecimientos ya sea a Néstor o a Cristina y en Formosa a Gildo Insfrán, que son desmesura más desmesura.

-¿En términos de «benefactor», de «supremo»?

Por ejemplo, y esto sucede a diario y se ve en los funcionarios kirchneristas, diputados, senadores… siempre está «la señora presidenta, la señora presidenta»… «nos ha ordenado, nos ha dicho»…

-Gildo Insfrán fue cuatro años diputado nacional y ocho vicegobernador de Joga. Ejerce la gobernación desde hace 20 años y con reelección indefinida. ¿Cómo ha sido a lo largo de todo ese arco su instalación a escala nacional en el peronismo?

Estar con todos. Menemismo, duhaldismo, kirchnerismo… se sabe que sus orígenes de militancia se remontan a Guardia de Hierro.

-¿Es violento?

En lo personal no, pero el sistema que lidera es violento en tanto se funda en la compra de voluntades, control. La Policía formoseña, por caso y en tanto una expresión de lo institucional, es muy violenta. Acá no es fácil salir a festejar un gol de Argentina, hay lugares que son de la policía solamente, como la avenida Costanera. Acá, desde el aparato de esta provincia y sus respaldos activos, cotidianos, hay violencia permanente. Hoy (por el sábado) me pasó una que…

-¿Qué le pasó?

Salí caminando para visitar a mi mamá; tranquilo, pensado en vaya a saber qué, cuando de un auto me insultan. Un tipo que tiene un programa en el que permanentemente se la agarra conmigo. Me agrede, miente. Un «periodista» que responde al poder. Y yo no me quedé atrás, devolví gentilezas.

-¿Quién es esa persona?

Galarza, alias «El Chino».
(Fuente: Diario Río Negro)