Buryaile, en la lista de “gobernables” que se disputan el PRO y el Frente Renovador.

16

Gerardo Morales está por cerrar un acuerdo con Sergio Massa de apoyo mutuo para 2015, cuando el jujeño buscará la gobernación de Jujuy y el tigrense la presidencia.

El pacto alteró los ánimos en la UCR sobre todo porque se conoció pocas horas antes del lanzamiento del titular del Comité nacional Ernesto Sanz como candidato a presidente en el Luna Park.

Morales debe vencer en Jujuy a Eduardo Fellner, que iría por a la reelección pero tiene entre sus enemigos a Milagro Sala, líder de la Tupac Amaru y de llegada directa a la Casa Rosada.

“No puede hacerlo sin el peronismo disidente, que hoy está con Massa. Por eso el acuerdo tiene que ser en estos días”, aseguraron en el entorno del pre-candidato radical. Se espera que el diputado del Frente Renovador visite Jujuy entre el domingo y el lunes con la excusa de visitar al intendente. No sería raro que se sume una foto con el ex presidente de la UCR.

Sin presidenciales fuertes en su partido, los radicales que pelean por las gobernaciones tienen decidido hace meses que su camino a nivel nacional pasa por Macri o Massa.

Quienes no compiten en simultáneo con la elección nacional no descartan jugar a dos puntas, pero los que dirimen su futuro en octubre lo ven difícil.
Es el caso del diputado tucumano José Cano, quien en las últimas elecciones metió en su frente a peronistas díscolos que ahora están con Massa o con Macri.

“Si las elecciones son simultáneas tengo que elegir a uno”, se le escuchó decir a Cano en las últimas semanas. Y el elegido sería Massa, porque aglutina a las principales espadas del peronismo opositor, como el intendente de la capital, Domingo Amaya.

Sanz empujó junto a Carrió la incorporación de Mauricio Macri al frente Unen y, aunque lo niegue, en el PRO aseguran que está dispuesto a compartir una fórmula con el jefe de Gobierno.

“En las provincias hay total libertad de acción para alianzas, pero a nivel nacional la UCR está en UNEN”, se escapan sus voceros, aun cuando meses atrás el senador el pedido de Elisa Carrió para sumar al PRO al frente.

En el PRO ya dan por perdidos a Morales y Cano, pero no les preocupa. Tienen todas las energías puestas en cerrar con el radicalismo cordobés, atrás d ela candidatura de Oscar Aguad. “Jujuy es el 10 por ciento de votos de Córdoba, que se vayan con Massa”, ningunean.

Misma apuesta que se extiende a Mendoza donde trabajan en una alianza detrás de la candidatura del poderoso intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, que maneja el radicalismo mendocino, la Legislatura provincial y encabeza las encuestas.
“Si cerramos con Mendoza y Córdoba ya estamos”, afirman en el PRO.

Más acuerdos

Todavía quedan en zona de tránsito, Ricardo Buryaile de Formosa y Eduardo Costa de Santa Cruz, otros dos radicales con posibilidad de pelear la gobernación en sus respectivas provincias.

Como sea, el debate sobre como congeniar las alianzas provinciales que ya avanzan con Massa o Macri y el experimento nacional de Unen, monopolizará la vida interna del radicalismo de los próximos meses.

Pero es un hecho que los radicales en las provincias han demostrado ser capaces de cualquier acuerdo nacional con tal de no perder votos: En 2011 algunos llegaron a ir a la justicia para separar sus boletas de Ricardo Alfonsín cuando vieron que caía en picada en las encuestas.

Si los candidatos a gobernadores empiezan a acordar con Massa, cualquier chance de Sanz para sumarse al PRO quedaría sepultada. De hecho, por estos días Macri está cada vez más inclinado a competir con una fórmula propia, secundado por Gabriela Michetti.

Esto le mete tensión al actual presidente de la UCR y su relación con Morales y Cano podría estallar en las próximas semanas. Y sumergir al radicalismo en una de esas furibundas discusiones internas que tanto lo apasionan. EL COMERCIAL – Formosa.

Comentarios

Comentarios