Casi 1.2 millones de hectáreas ganaderas se localizan en zonas de emergencia hídrica.

168

Ante la decisión por parte del Poder Ejecutivo Provincial de establecer la emergencia ganadera y también la agropecuaria para determinados cultivos y regiones de la provincia, se avanza en los informes finales que evidencian el cuadro de situación en cada uno de los sectores productivos.

Es así que en lo que hace a la ganadería, los establecimientos rurales afectados son por situaciones de inundación producto de desbordes de ríos y riachos, como también el exceso de precipitaciones en los últimos cinco meses”. 

Aquí se advirtió que el segmento de los pequeños y medianos productores ganaderos en las regiones antes señaladas, se encuentra comprendidos seriamente los resultados socio-económicos a partir de darse pérdidas superiores al 50%, ya sea por mortandad, venta forzosa, disminución de peso en los animales, baja preñez y disminución de oferta forrajera

El subsecretario de Producción Sustentable, Alejandro García, puntualizo que la emergencia estará circunscripta a la franja del territorio que comprende departamentos como limites: Al este el rio Paraguay, oeste la ruta 11, hasta dos kilómetros antes del cauce del riacho Pilaga hacia el oeste llegando incluso a la ruta provincial 16, y tomando también el empalme de la ruta 3 hasta El Espinillo, y desde allí en línea recta hacia el norte hasta el cauce natural del rio Pilcomayo.
El contexto adquiere relevancia teniendo en cuenta que esta es una zona productiva que concentra a más de 325 mil cabezas de ganado bovino, y un número superior a los tres mil pequeños y medianos productores.

De acuerdo a los relevamientos ejecutados y analizados oportunamente en el seno de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, el total de cabezas antes señalada representa casi el 15% del stock provincial. Las hectáreas damnificadas están en el orden del 1.2 millones de hectáreas, dentro de las cuales el total de productores afectados están por sobre los 1700.

Tomando las zonas afectadas antes mencionadas, por ejemplo en lo que hace a la ribera del rio Paraguay, se cuentan en más de 420 mil las hectáreas comprometidas, y en cuanto al número de productores en la misma, superan los trescientos.

En cuanto a otras de las regiones afectadas, en este caso la de la ribera del rio Pilcomayo, en hectáreas se hablan de unas 114 mil y el numero de productores están por sobre los seiscientos. Respecto a los establecimientos afectados por desbordes de riachos, estos concentran a casi 650 mil hectáreas y un global cercano a los ochocientos productores.

Se admite las dificultades para los productores en lograr recobrar la capacidad económica de las explotaciones pecuarias, por lo que el gobierno provincial ratificando su decisión de resolver situaciones como estas, es que dispuso atenderlos integralmente a fin de garantizar la continuación productiva y económica.

El agro

Lo agrícola que abarca los cultivos del algodón y banana comprende a los departamentos Pirané, Laishi, Pilcomayo y Pilagá, los cuales se han visto afectados tanto por exceso como déficit de precipitaciones, como también por altas temperaturas y heladas, e incluso por tormentas de viento que han dañado las plantaciones.

Según se desprende del relevamiento a campo realizado por varios estamentos vinculados a la cartera de Producción y Ambiente, como el INTA, SENASA, Instituto PAIPPA, CEDEVA y subsecretaria de Agricultura Familiar, municipios y organizaciones de productores, los cultivos afectados son el algodón y la banana, pudiéndose incluirse algún otro según el informe final.

Acerca del sector algodonero, fue expuesto que padeció contingencias climáticas derivadas de escases de lluvias en los meses de verano –diciembre a febrero- repercutiendo en el normal desarrollo fenológico del cultivo con el aborto de flores y pinpollos; y luego los excesos en cuanto a la cantidad e intensidad de lluvias de marzo a junio, impactando negativamente en el momento de cosecha con pérdidas en cantidad y calidad. En este caso, se estiman en más de un 50% las pérdidas de producción y capacidad productiva.

Se advierte acerca de la importancia socio-económica que representa el algodón, tanto por el aporte a la económica local, como también por la cifra de productores que lo eligen como cultivo de cabecera e incluso la superficie sembrada. EL COMERCIAL-FORMOSA.