CHACO: Murió el dirigente social reprimido por reclamar viviendas

154

Se trata de Ángel Verón, quien el pasado 24 de septiembre, fue golpeado por los efectivos durante una manifestación. En grave estado, estuvo esposado durante su internación.

Líder del movimiento No al Desalojo, de 49 años, el dirigente cortó la ruta nacional 11 para reclamar al gobierno provincial de Jorge Capitanich la prometida entrega de materiales para la construcción de viviendas, becas y herramientas de trabajo.

Sus seguidores afirmaron que aquel día y frente a la represión inminente, el movimiento social decidió replegarse ante la negativa de algún funcionario provincial de acercarse a escuchar sus reclamos.

Sostienen que la policía provincial los persiguió con palos y balas de goma hasta sus casas donde Verón y su hermano Rogelio fueron detenidos.

Sin que se supiera de ambos hasta el día siguiente, las autoridades les dijeron a los familiares que Ángel Verón se encontraba internado en estado delicado en el hospital Perrando donde fue inducido a un cuadro de cómo farmacológica del cual no se recuperó.

El coordinador del Centro Mandela de Derechos Humanos, Rolando Núñez, confirmó que Verón murió este lunes en la sala de terapia intensiva de ese hospital, donde agonizaba por las heridas recibidas y las autoridades lo mantenían esposado a la cama. «La policía del Chaco y el Poder Judicial son responsables de que haya estado esposado en esas condiciones», advirtió.

En tanto, el Centro Mandela denunció que «el gobierno de Capitanich y su policía represora asesinaron a Ángel Verón a golpes por reclamar el cumplimiento de promesas electorales en materia de viviendas y trabajo».
En tanto, Marcelino Leiva, del movimiento No al Desalojo, denunció «la perversidad humana y política del gobierno que habría ordenado que lo mantuvieran artificialmente vivo hasta después de la elecciones presidenciales».

Cabe destacar que para este miércoles, dirigentes de distintas organizaciones sociales realizarán una movilización desde la Plaza 25 de Mayo hasta la Casa de Gobierno provincial para reclamar por la muerte de Verón.