Cómo fueron las últimas horas de Hernán González Moreno

122

Aunque apremiado, Hernán Gon­zález Moreno no daba signos de que­branto espiritual en los días previos al desenlace fatal. Hasta última hora del jueves 1 de octubre (fue encontrado muerto el viernes 2) se mantuvo en intensa actividad, entre la política y los medios. Veamos:

La noche anterior hubo una cena en el departamento de un legislador del peronismo local, que está siempre presente en la primera línea donde se rozan el poder y el escándalo. El en­tonces vicegobernador Rubén Pruyas y el intendente de Santo Tomé Carlos Farizano participaron del encuentro. “Comimos algo, tomamos gaseosas y al final quizá algunos whiskies -contó Pruyas a Página/12-. Pero el que des­pués apareció como suicidado no es­taba al comienzo de la reunión, llegó bastante más tarde”, recordó.

El jueves, a González Moreno se lo vio en el comedor del Hotel de Turis­mo con la entonces presidenta de la Cámara de Diputados de la Provincia, Josefina Meabe de Mathó. Según la reconstrucción, de crónicas perio­dísticas y declaraciones en la Justicia, el abogado Marcos Diego Bernardo Van Rafelghen (del estudio de Cúneo Libarona, que patrocinaba su denun­cia contra Colombi) era su invitado a almorzar. Se vieron entre las 12 y las 14.30 en el hotel con otras tres per­sonas que Van Rafelghen no conocía; un empresario de hoteles de Rosario y otros dos amigos de HGM. Pero antes -dijo el abogado- se levantó y se fue a otra mesa, donde estaba una señora mayor.

Según la causa, a las 15.30 se reu­nió con el entonces gobernador Ar­turo Colombi. Pasadas las 16, Hernán González Moreno estuvo en un diario de la calle Yrigoyen (que recibía la pauta de Agencia Corrientes) y en el primer piso se reunió con el propie­tario del medio y un colaborador. ¿De qué hablaron? La charla -a seis años- está en el terreno de las especulacio­nes. Una versión indica que HGM fue allí siguiendo una indicación del mandatario. Otra hipótesis es que en el diario, como contraprestación de los favores recibidos, se les había ocurrido un ardid legal (poniendo un abogado) para sacar del camino al juez Luis Cocchia Breard que tenía la causa “Publicidad”.

Al terminar la reunión, González Moreno subió al Toyota y tomó Yri­goyen hacia la ruta. Esa noche, Arturo Colombi cerró su campaña al balotaje y “Nani” emitía las últimas señales desde el interior de la provincia.s