CONFIRMADO: El clima de esta campaña gruesa será el peor desde 1950

115

Así lo informó la OMM que no dudó en pronosticar inundaciones y sequías. Además, la Organización amplió que «se prevé que la intensidad máxima de este episodio se alcance entre octubre de 2015 y enero de 2016».

Según un informe de la Organización Mundial de Meteorología (OMM), durante agosto las temperaturas de la superficie de las partes central y oriental del Pacífico tropical se situaron entre 1,3° y 2,0°C por encima de lo normal, con lo que se estaría produciendo un episodio “fuerte y maduro” del fenómeno climático conocido como El Niño y es posible que se intensifique aún más.

El último boletín ‘El Niño/La Niña Hoy‘ de la OMM indica que el episodio de El Niño de este año es el más fuerte desde 1997-1998 y se encuentra, seguramente, entre los cuatro más fuertes desde 1950.

De igual forma, se prevé que la intensidad máxima de este episodio se alcance entre octubre de 2015 y enero de 2016, sin embargo su impacto ya se hace sentir en algunas regiones y será más patente por lo menos durante los próximos 4 a 8 meses.

“Existe mucha más información disponible en comparación con el último episodio importante de El Niño en 1997-1998″, afirmó Maxx Dilley, director de la Oficina de Predicción del Clima y de Adaptación al Cambio Climático de la OMM.
“Tenemos mejores modelos y están mucho más preparados”, acotó en una conferencia de prensa.

Cabe señalar que El Niño/Oscilación Sur (ENOS) es uno de los principales impulsores del sistema climático. Contribuye a episodios extremos como sequías e inundaciones en diferentes partes del mundo, y produce un aumento de la temperatura media a escala mundial.

De acuerdo a lo informado, antes que El Niño de este año alcance su máxima intensidad -en valores nominales-, 2014 había sido el año más cálido desde que se tienen registros y se había caracterizado por un calor oceánico sin precedentes y temperaturas de la superficie terrestre elevadas.

Esta tendencia ha continuado durante los primeros siete meses de 2015, tiempo en el que se han registrado numerosos fenómenos extremos desde inundaciones devastadoras hasta episodios de calor y sequía extremos, reportó la OMM.

Hay que destacar que ningún episodio de El Niño es igual a otro. David Carlson, director del Programa Mundial de Investigaciones Climáticas (PMIC), copatrocinado por la OMM, afirmó que El Niño de 2015 es el primero que se ha producido desde la rápida fusión del hielo marino y del manto de nieve del Ártico.

“El último episodio de gran intensidad de El Niño fue en 1997-1998. El planeta ha cambiado mucho en 15 años”, afirmó Carlson.

“Hemos vivido años en los que se ha registrado un mínimo sin precedentes en la extensión del hielo marino en el Ártico. Hemos perdido una enorme extensión del manto de nieve en el Hemisferio Norte, probablemente más de un millón de kilómetros cuadrados en los últimos 15 años. Estamos trabajando en un planeta diferente y no acabamos de entender las nuevas tendencias que están surgiendo”, agregó.

Carlson afirmó que El Niño de 2015 es único debido a la combinación sin precedentes de la influencia ecuatorial de El Niño y la influencia del Ártico de la disminución del hielo marino y el manto de nieve al mismo tiempo.

“Se trata de un nuevo planeta. ¿Se reforzarán o se anularán esas dos influencias? No hay precedentes y, con el cambio climático, esta situación será cada vez más frecuente. Nunca se ha dado un episodio como este”, afirmó.
Impacto por región

Normalmente, debido a la presencia de aire cálido en el Pacífico oriental, se registran condiciones más secas en Australia, Indonesia y el sureste y sur de Asia.

El Niño de este año también ha influido sobre el monzón del sur de Asia. El Departamento de Meteorología de India, por primera vez en su historia, difundió públicamente un aviso de sequía que pronosticaba precipitaciones monzónicas un 12% más bajas de lo normal.

“Nos queda solo un mes de la estación monzónica de verano, lo que hace difícil su recuperación”, afirmó Rupa Kumar Kolli, especialista del fenómeno El Niño en la OMM.

A su vez, durante un fenómeno de El Niño, muy a menudo aumentan las precipitaciones y a veces las inundaciones en el Cuerno de África, mientras que en el sur de África se suelen dar condiciones más secas.

Desde América Central hasta las zonas del nordeste de América del Sur suelen registrarse condiciones secas. Es más probable que en la costa oeste de América del Sur se produzcan condiciones más húmedas de lo normal.

En general, los fuertes episodios de El Niño traen precipitaciones invernales a California. Sin embargo, David Carlson, del PMIC, afirmó que no estaba claro si el fenómeno de este año rompería el sistema persistente que ha traído la sequía a California. (INFOCAMPO)