Consulta separatista en el este de Ucrania marcada por choques y un clima de guerra civil

345

EFE

  • Este domingo, las ciudades del este de Ucrania celebran un referéndum independentista mientras siguen los enfrentamientos con las fuerzas de Kiev.
  • «Oponemos el referéndum a la guerra», ha asegurado el portavoz de la comisión electoral de la autoproclamada ‘República popular de Donetsk’.
  • «¿Respalda usted la proclamación del acta de autonomía estatal de la República Popular de Donetsk?», reza la pregunta de la papeleta.
  • La consulta está considerada ilegítima por el Gobierno de Kiev y la mayoría de la comunidad internacional.
  • Blindados de la Guardia Nacional ucraniana han bloqueado la entrada a algunos colegios electorales en la región de Lugansk.
  • Las autoridades prorrusas esperan una participación, como mínimo, del 70% de los 3,1 de millones de votantes llamados a las urnas.

Referendum en el este de Ucrania

Las regiones de Donetsk y Lugansk (este y sureste de Ucrania) celebran este domingo el referéndum separatista considerado ilegítimo por las autoridades en Kiev y por la mayoría de la comunidad internacional. «Oponemos el referéndum a la guerra», afirmó Román Liaguin, portavoz de la comisión electoral de la autoproclamada ‘República popular de Donetsk’. Al mismo tiempo, un intenso tiroteo ha tenido lugar en las afueras de la ciudad de Slaviansk (este) entre fuerzas ucranianas y milicias prorrusas. El clima de guerra civil en la zona es cada vez más patente y la ausencia de observadores internacionales y medidas de seguridad hacen de ésta una cita más tensa que la vivida a mediados de marzo en Crimea.

Durante una conferencia de prensa organizada por los separatistas en Donetsk, Liaguin aseguró que todos los 2.000 colegios electorales son custodiados tanto por milicias prorrusas como por agentes de orden público locales.

«¿Respalda usted la proclamación del acta de autonomía estatal de la República Popular de Donetsk?», reza la pregunta de la papeleta, impresa en ruso y ucraniano, que recibirán los votantes.

El Ejército de Kiev impide votar en Lugansk

La comisión electoral de la ciudad de Novoaidar (60 kilómetros al noreste de Lugansk, sureste de Ucrania) fue evacuada este domingo por los prorrusos después de que el Ejército ucraniano les impidiera celebrar el referéndum separatista. «La comisión electoral de Novoaidar está llevando a cabo una evacuación urgente», dijo un portavoz de la organización separatista a la agencia rusa Interfax.

Explicó que «los militares de la Guardia Nacional primero bloquearon con vehículos blindados las entradas en los colegios y después destrozaron la sede de la comisión electoral» de la ciudad. Además, dijo, 14 distritos de la región han experimentado problemas con internet y los servicios telefónicos.

Los separatistas también denunciaron que los blindados de la Guardia Nacional impiden a los residentes de los distritos Belokurakisnki, Svatovoski, Troitski y Melovski de la región acudir a los lugares de votación.

Anteriormente, los milicianos prorrusos de esa región informaron de que el Ejército ucraniano realiza una ofensiva en Novoaidar. «Unos 15 blindados (del Ejército) han sido trasladados a Novoaidar; nuestros voluntarios entraron en combate, tratando de contener e impedir su avance hacia Lugansk», dijo uno de los líderes de la llamada Autodefensa prorrusa, Alexéi Chmilenko.

Mientras, según informó el presidente del comité electoral regional, Alexandr Malijin, la participación en la consulta de los prorrusos en aquella región era del 65% al mediodía.

Vaticinan alta participación

Los líderes de la sublevación prorrusa en la provincia ucraniana de Donetsk ya vaticinaban el sábado una elevada participación en el «referéndum popular» de autodeterminación convocado para este domingo, pese a la «situación de guerra» que se vive en la región.

Liaguin dijo que, según sondeos, un 70% del censo electoral —cifrado en poco más de 3.100.000 ciudadanos— acudirá a las urnas y que las listas de electores para este referéndum se han confeccionado a base de los anteriores padrones electorales.

«Consideraremos válido el referéndum en cualquier caso«, dijo Liaguin, al señalar que los organizadores de la consulta, considerada ilegal por el Gobierno de Kiev, no han establecido un mínimo necesario de participación para reconocer su validez.

Durante la rueda de prensa, Liaguin recalcó en varias ocasiones que su labor radica exclusivamente en organizar la consulta conforme a los estándares internacionales y constatar sus resultados, por lo que se negó a abundar sobre sus consecuencias políticas. «Si la mayoría de la población de nuestra región responde ‘sí’, ello no significa que la región de Donetsk se incorpore a Rusia, o que, en caso contrario, permanezca dentro de Ucrania, o que se convierta en un Estado independiente», explicó.

Recalcó que el referéndum es una «respuesta a la guerra desatada por el Gobierno de Kiev» contra la población rusohablante de la región y persigue reivindicar el derecho a la autodeterminación.

Según Liaguin, la totalidad de las comisiones electorales territoriales han acatado la autoridad de la ‘República popular de Donetsk’, por lo que en la región no se celebrarán la elecciones presidenciales ucranianas convocadas para próximo día 25.

Sin observadores internacionales en la consulta

Los organizadores del referéndum aseguraban este sábado que prácticamente todo estaba dispuesto en los 1.500 colegios para recibir a los electores, pero a horas del comienzo de la jornada de votación en algunos colegios electorales del centro de la ciudad no se veían urnas ni tampoco ningún tipo de actividad.

El gobernador, designado por Kiev, de la región de Donetsk, Serguéi Taruta, ha calificado de «profanación» el «referéndum popular» convocado por los prorrusos que hace ya más de un mes le expulsaron de la sede gubernamental para convertirla en su cuartel general.

La consulta de este domingo se llevará a cabo sin observadores internacionales, ya que, como admitió Liaguin, «nadie se interesó en venir». El jefe de la comisión electoral se congratuló, en cambio, del gran número de periodistas, cerca de medio millar, que han llegado a Donetsk para cubrir el referéndum.

Retrasos y cambios de última hora en colegios electorales

El referéndum separatista prorruso arrancó este domingo en las regiones de Donetsk y Lugansk (este) en medio de fuertes tensiones entre el Ejército ucraniano y los insurgentes. Así, la apertura de los casi 60 colegios electorales a las 8.00 hora local (5.00 GMT, las 7.00 hora peninsular española) en la ciudad de Slaviansk, ubicada en la región de Donetsk, fue acompañada por un intenso tiroteo en las afueras de la ciudad.

Por ello algunos lugares de votación fueron apartados, en el último momento, de las zonas de alto riesgo y fueron unidos a otros colegios en lugares más protegidos. Los combates más intensos se han producido en las inmediaciones de la planta Kombikorm, bajo el control de los insurgentes.

Según numerosos testimonios, en la zona del tiroteo también se han oído fuertes explosiones, supuestamente de proyectiles. «Dentro de Slaviansk la celebración del referéndum sigue siendo muy cuestionable», afirmó a la agencia Interfax el copresidente del gobierno de la autoproclamada ‘República popular de Donetsk’.

La votación en algunos colegios de Donetsk empezó con retraso, como en el caso de la escuela 22, donde los votantes, mayormente personas de edad avanzada, tuvieron que esperar la apertura unos 40 minutos.

Los resultados del referéndum serán anunciados el lunes, aunque podrían producirse retrasos por la situación que se vive en la región, que Liaguin calificó de «estado de guerra». En los últimos días, los combates entre las tropas gubernamentales ucranianas y las milicias prorrusas han dejado decenas de muertos y más de un centenar de heridos.