Cristina Kirchner sin barbijo: “La cuidadanía” del haz lo que yo digo pero no lo que yo hago

85

La vicepresidenta de la Nación se mostró en la asamblea legislativa a cara descubierta, sin respetar el protocolo sanitario de usar tapaboca. La imagen se contrasta con los spot publicitarios que piden “cuidar al prójimo”.

Nadie puede ignorar, a esta altura del partido, la importancia y peso que tiene Cristina Kirchner en el oficialista Frente de Todos. Ni por su rol institucional como vicepresidenta de la Nación, ni como jefa política del mundo K. Cuando hay ceremonias o actos de gobierno todas las miradas apuntan a su figura, que quizá con un solo gesto o expresión puede generar apoyos y rechazos. Esta asamblea legislativa que inauguró las sesiones legislativas 2021 no fue la excepción y ni bien pisó el palacio del Congreso marcó una diferencia con el resto: Cristina no usó barbijo.

Coquetería al margen, la vicepresidenta recibió a su socio del poder Alberto Fernández, caminó por los pasillos del Congreso hasta el recinto sin el tapaboca y durante toda la ceremonia estuvo a cara descubierta. Todos a su alrededor, incluso el propio Presidente, lucieron barbijo. Asesores, secretarios parlamentarios, diputados, senadores, taquígrafos e invitados, respetaron el protocolo sanitario. Quien no le perdonó el desliz fue el impulsivo diputado opositor Fernando Iglesias. A los gritos, desde su banca, le dijo a Cristina: “Cumplí la ley, ponete el barbijo”.

Seguramente, la vicepresidenta oyó el reclamo/chicana del diputado de Juntos por el Cambio. Pero no hubo respuesta. Iglesias también anduvo en el foco del presidente Alberto Fernández, que le dedicó alguna queja en su discurso. Pero la cuestión de Cristina sin barbijo, en las redes sociales, no pasó desapercibida y fue tendencia. La “grieta” K-antiK puso su artillería en atacar y en defender a Cristina Kirchner. Desde el “siempre hace lo que quiere” dicho por algunos, hasta el “ya está vacunada, no es necesario que se ponga el barbijo”, dicho por otros. Lo que sí está claro es que uno de sus discípulos preferidos, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, promueve una campaña publicitaria desde el primer Estado argentino en tener conciencia social y respetar los protocolos contra el coronavirus siendo un buen “cuidadano”.

En radio, tele y distintos soportes audiovisuales se insiste con un spot que llama a practicar la cuidadanía. “Prevengamos la segunda ola de Covid. Señor cuidadano, no le haga caso a la gilada y sea orgulloso miembro de esta comunidad. Cumplí con la ley, ponete el barbijo”. Por lo visto, para algunos empinados referentes del espacio oficialista, se da el famoso dicho popular del “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. Al menos es lo que hizo la vicepresidenta de la Nación a la vista de todos y todas. (tn.com)