Destacan la aplicación en Formosa de tecnologías traídas de Israel

296

En el valle del Jord++¡n,Israel en 1996En el ámbito gubernamental se evocaba este sábado el viaje que el gobernador Gildo Insfrán emprendía con destino a Israel, un estado del que la provincia aprendió a valorar el aprovechamiento del agua así como también el uso de modernas tecnologías y de la genética para mejorar la calidad de sus producciones por el rol de instituciones que aquí fueron replicadas, en parte, con los centros de validación de tecnologías agropecuarias.
Insfrán había viajado el 10 de mayo de 1996 para participar especialmente invitado a la Agritech 96 la feria de maquinarias y de exponentes de las modernas tecnologías para la producción del mundo que se realiza en Tel Aviv y los centros científicos más importantes de ese estado de Medio Oriente en el marco de una visión que luego se vio replicada en Laguna Yema, específicamente en el primer CEDEVA de Laguna Yema y en los de Las Lomitas y Misión Tacaaglé.
Se ponderó el hecho de haber visitado un lugar en el mundo donde se valora el agua en toda su dimensión y en particular, el efecto útil que tiene en su utilización racional el sistema de riego por goteo que en la actualidad tiene amplia difusión entre los productores de los distintos estratos.

Escasez de lluvias

La precariedad del régimen de precipitaciones convierte a este sistema en una verdadera “niña mimada” de Israel y además, es el sistema que revolucionó la producción en el mundo ya que vino a convertirse en la respuesta que aguardaban los países con extensas regiones áridas o semiáridas.
Conversando con el por entonces ministro de Industria y Comercio, Jacob Tzur, Insfrán advirtió el modo como en esas lejanas regiones del mundo se merita lo argentino; acerca del aporte tecnológico israelita para fortalecer las cuencas lecheras y sobre la necesidad de que se aliente desde el estado al sector privado para que produzca más y mejor en el convencimiento de que la producción en estos tiempos es el mejor negocio.
Tzur y también Samuel Pohoriles, asesor del actual presidente Simón Péres, hablaron esa vez de Laguna Yema y de los convenios de cooperación existentes en ese momento.
Sobre todo, hicieron hincapié en la validez que tiene para estas regiones, con similitudes con las israelíes, los sistemas de regadío producto del ingenio de los técnicos de ese estado y que revolucionaron la producción, particularmente en los países y jurisdicciones donde los suelos áridos y semiáridos sed convierten en verdaderos condicionantes de los procesos de desarrollo y transformación.
Desde entonces, Formosa se embarcó en la búsqueda de tecnologías que le permitiesen aumentar los rendimientos y la calidad de sus producciones así como también sobre la formación de especialistas en temas hídricos en un centro académica del nivel de la Universidad ” Ben Gurión” del Neguev, que en pleno desierto dedica la mayoría de sus carreras a la formación de técnicos y profesionales que se dediquen a vencer al desierto y la precariedad de lluvias.

Cambios culturales

Los integrantes del gabinete israelí y técnicos de centros de investigación como el Instituto Vulcani, uno de los más reconocidos del mundo, se pusieron a disposición para contribuir a garantizar los procesos de cambio culturales que se estaban dando en el campo de la productividad en zonas semiáridas como el centro oeste y oeste de la provincia.
Se admitió, además, que todo aquello que le muestre a los productores un destino mas expectante, debe ser aplicado ya que la estabilidad económica que se da en los países con políticas favorables a la productividad, debe ser aplicada para distender los hechos que ocurran en el campo social.
Muchas de las experiencias recogidas en Medio Oriente se fueron aplicando en los CEDEVA, en el PAIPPA y en otras formas de producción y comercialización primaria en la provincia.

Destacan beneficios

Al recordar el viaje realizado por el gobernador Gildo Insfrán a Israel el coordinador ejecutivo de los CEDEVA destacó los efectos beneficios que trajeron para la provincia en general y los productores en particular el haber tomado contacto directa con la realidad de un estado que ha alcanzado u grado de avance significativo en materia de tecnología y genética.
“Nos abrió la cabeza porque fuimos y aprendimos mucho”, reconoció el ingeniero Jorge Balonga quien refirió que esa información a medida que se la necesitó Formosa tuvo la oportunidad de tenerla disponible, recordando que una de las visitas realizadas por el gobernador fue a un complejo donde se producían los primeros meristemas de banano.
“De esa empresa, luego de muchos años, trajimos los materiales de banano que utilizamos en el CEDEVA de Misión Tacaaglé; los contactos que establecimos en mayo de 1996 sirvieron y nos apoyaron cuando formalizamos los pedidos”, señaló.
“Sin dudas ese fue el fruto de la relaciones que logramos concertar en ese entonces.Por eso creo que el viaje nos sirvió a todos y desde su perspectiva cada uno tomó su experiencia desde las diferentes visiones, es decir desde lo político y desde lo técnico”, opinó.
Coincide con quienes reconocen que un caso concreto es el centro oeste formoseño donde con la aplicación de las tecnologías israelíes, tales como el sistema de riego por goteo y el fertirriego, hubo una transformación veloz a partir de que el gobierno provincial tuvo los recursos a partir de la decisión de llevar adelante el modelo formoseño y del plan estratégico Formosa 2015.