Diez años de prisión para padre que abusó de sus hijas

178

poder judicial de la provinciaLa Cámara Primera en lo Criminal, mediante un juicio abreviado, condenó a diez años de prisión a un vecino de El Colorado, que durante varios años sometió sexualmente a dos de sus hijas menores, una cuando tenía 11 años hasta que cumplió los 18, quien quedó embarazada de su propio progenitor, dando a luz a una niña, y otra cuando también había cumplido los 11 años, accediéndole carnalmente en varias oportunidades, siempre bajo amenazas de matarlas a ellas y a su madre.

Los abusos sexuales salieron a la luz cuando por las graves lesiones infligidas a una de las niñas, producto de las reiteradas violaciones, obligaron a que deba ser internada en el hospital de El Colorado, donde los médicos advirtieron el cuadro de situación y dieron intervención a las autoridades policiales y judiciales.

En un primer momento se había endilgado responsabilidad a un hermano sordomudo de ambas niñas, hasta que las secuelas físicas y síquicas padecidas por una de ellas, quien intentó quitarse la vida en una oportunidad, determinaron una serie de pruebas que fueron presentadas en el juicio ante la Cámara Primera, dentro de la modalidad conocida como Juicio abreviado.

La modalidad del Juicio abreviado se encuentra expresamente contemplada en el Código Procesal Penal, a partir del artículo 503, y se produce cuando tanto el fiscal como la Defensa coinciden en que, con los elementos de juicio aportados ya a la causa, se pueden extraer conclusiones sobre la existencia real de los hechos investigados y la autoría del acusado. En este caso, el fallo N° 11.350 dictado el pasado 12 de este mes, expresa que las partes – Acusación y Defensa – se han puesto de acuerdo en los hechos y en la calificación legal de los mismos, estando presente en la audiencia el procesado quien también asintió sobre los hechos que se le atribuían.

Siendo así, se calificaron los mismos como abuso sexual con acceso carnal agravado, tanto por el daño grave en la salud mental de las víctimas – circunstancia sobradamente acreditada por pericias forenses – como por el vínculo parental que unía al acusado con las víctimas, ya que se considera un agravante en el Código Penal que quien deba brindarles protección haga exactamente lo contrario. El Abuso sexual agravado doblemente por el vínculo y el grave daño en la salud de las víctimas, se consideró como delito continuado – por espacio de casi siete años – y en concurso real por consumarse primero con una de las niñas y luego con la otra. Se le aplicaron 10 años de prisión y considerando que se encuentra privado de su libertad desde el 2011, deberá purgar en la cárcel una importante cantidad de años, hasta el cumplimiento de la condena.