El borrador de Nisman suma confusión y genera un nuevo pico de tensión política

162

BUENOS AIRES, 3 (NA) – “Los borradores están en mi causa. Está todo inclusive una carta manuscrita que no tiene que ver con la denuncia. Todo lo que se incauto está, no falta absolutamente nada”, manifestó Fein, que habló de un “error involuntario” en la comunicación realizada en un principio por la Fiscalía a su cargo.

En la tarde del lunes un comunicado emitido por la Fiscalía aseguraba que no había sido hallado en el departamento de Puerto Madero “ningún borrador de la denuncia oportunamente presentada por Nisman” en la que pedía la detención de la mandataria, lo que había motivado que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich rompiera ante las cámaras dos hojas del diario Clarín con esa información.

BUENOS AIRES, 3 – La fiscal Viviana Fein dijo ayer que el borrador de la denuncia de Alberto Nisman que pedía la detención de la presidenta Cristina Kirchner está incluido en la causa. El gobierno reaccionó calificando esta nueva desmentida de la fiscal como un “papelón”. La oposición culpa a Gils Carbó y también pide su renuncia y la de Capitanich. (Télam).

Sin embargo este martes la fiscal confirmó que ese comunicado es “erróneo” y fue elaborado con fallas de “interpretación” debido a que fue transmitido en forma telefónica. “Asumo el error, se transmitió telefónicamente, no hubo mala intención de la oficina de prensa. Es un error de interpretación. Yo incurrí en error porque no utilice las palabras debidamente, lo asumo”, expresó Fein en declaraciones radiales.

La rectificación, sin embargo, generó fuertes repercusiones en la Casa Rosada: Capitanich responsabilizó a “grupos de inteligencia desplazados” por la información que lo llevara a considerar como falso lo publicado en el matutino porteño, mientras que el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, sostuvo que Fein hizo “un papelón fenomenal”.

“Es una estrategia urdida claramente por grupos de inteligencia desplazados. Esto de ir a buscar en la basura eventuales escritos y que no forme parte de la denuncia no tiene ningún tipo de sentido ni asidero”, manifestó Capitanich en conferencia de prensa en la Casa Rosada, donde discutió con los periodistas, entre ellos el autor de la nota en cuestión.

Horas antes la reacción del funcionario de romper la nota del diario Clarin generó un fuerte repudio de todo el arco opositor y pedidos de renuncia. ‘Violenta‘ y ‘grave‘ fueron algunos de los calificativos que utilizaron dirigentes de distintos espacios políticos que se diferencian del kirchnerismo.

Pero ayer, el funcionario aseguró que “esto forma parte de operaciones de prensa burdas y sistemáticas, basura permanente, es buscar en la basura una estrategia urdida por grupos de inteligencia desplazados, claramente el rol que tiene (Jaime) Stiuso y (Diego) Lagomarsino”.

Anibal Fernández aseguró por su parte que la fiscal Fein incurrió en “un papelón de los grandes” al haber dicho el lunes que no existía un borrador de la denuncia de Nisman e insistió en que “detrás de toda la discusión” relacionada con la muerte de Nisman “está (el exdirector general de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia) Stiuso”, por lo que pidió que lo llamen a declarar.

Para la legisladora del PRO Laura Alonso, los vericuetos que quedaron en las últimas horas a la vista ‘van a ir demostrando que Nisman tenía una hipótesis de investigación que era comprobable por las escuchas y el correlato de la realidad‘.

‘Acá lo más grave no es si la procuradora Gils Carbo hace desastres, cosa que ya sabemos, o los papelones del jefe de Gabinete, que debe renunciar‘, enfatizó. Otro miembro de la UCR que se manifestó contra la continuidad de Capitanich en el cargo fue el diputado Luis Petri.

En diálogo con un diario porteño, dijo: ‘Son lamentables sus acciones. Es un claro ataque a la libertad de prensa y no se condicen con la responsabilidad que debe tener‘. En declaraciones radiales luego ratificadas en la Sala de Periodistas de la Casa Rosada, Anibal Fernandez indicó que “pareciera ser que se cuenta lo que se quiere y después con decir que fue un error alcanza”, pero se preguntó sobre el borrador: “¿Quién lo encontró? ¿Lo encontró la Policía? ¿Se lo acercaron los servicios de inteligencia, o se los entregó Nisman oportunamente a los servicios de inteligencia?”.