EL ESPINILLO: La policía intervino una fiesta clandestina e inició sumario contravencional a varios infractores del CFPF.

145

Efectivos policiales que se hallaban realizando recorridas preventivas a modo de infantería por calle Domingo Ortiz del Bº Luis Montenegro Paiva de dicha localidad escucharon que desde un domicilio provenía música a muy elevado volumen, por lo que se constituyeron en el  lugar, donde tras efectuar golpes de manos fueron atendidos por el nieto del propietario del lugar , de 18 años de edad, quien dijo que en dicho domicilio solamente se encontraba escuchando música con unos amigos, por lo que se le solicitó que descendiera el volumen de la música, haciendo, en un principio,  caso a dicha petición.

Posteriormente  siendo las 03:30 horas nuevamente los uniformados constataron que habían aumentado de nuevo los decibeles de la música que provenía del mismo lugar, por lo que intentaron dialogar con el propietario efectuando golpes de manos  pero no fueron atendidos por morador alguno, observando  que en el patio trasero de la casa se encontraba reunido un grupo numeroso de personas, aproximadamente cuarenta, motivo por el cual optaron por acercarse desde el sector posterior, lugar donde se constató en un terreno baldío estacionados varios vehículos, observándose además que varias personas, entre mujeres y hombres al percatarse de la presencia de los uniformados se dispersaron por distintos lugares, pudiendo identificar a algunos de ellos, todos mayores de edad y domiciliados en esta localidad, haciendo constar que en un momento al ser identificado uno de los hombres intentó tornarse agresivo con los uniformados, tomando con su mano una botella de cerveza vacía, motivo por el cual utilizando la fuerza pública en la medida de la necesidad se procedió a reducirlo y a la vez a su aprehensión conforme artículo 34 del CFPF, en resguardo de su integridad física y la de terceros, oponiéndose en todo momento a su demora.

Así mismo con los demás infractores se procederá conforme artículo 35° del CFPF, haciendo constar que finalmente se puso fin a la fiesta clandestina organizada en dicho domicilio, aclarando que el organizador no contaba con ningún tipo de autorización ni habilitación del lugar para tal evento, violando así el protocolo sanitario vigente en relación a la emergencia sanitaria por el COVID-19, conforme lo dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional.

En sede policial, el infractor fue notificado de su situación legal y una vez desaparecidas las causales que motivaron su demora continuó con su libertad ambulatoria hasta ulterior resolución de la causa, previo examen médico correspondiente.