El ex fiscal Strassera está internado en grave estado

159

Así lo confirmaron hoy a NA fuentes del entorno de Strassera, las que precisaron que el ex fiscal sufre una “infección intestinal  severa”, por lo que se encontraba “sedado y entubado” en la  Clínica San Camilo, del barrio de Caballito, y su pronóstico era  “reservado”.

“Las próximas horas son claves para ver cómo evoluciona”,  señalaron a NA las fuentes consultadas, en tanto que la clínica  recién podría difundir un parte médico el próximo miércoles,  tras el aval de su familia.

El ex fiscal, de 81 años, había tenido en los últimos días una activa presencia mediática, ya que había hecho saber su adhesión a  la marcha del próximo miércoles por la muerte de Alberto Nisman e incluso, había mantenido por ello un fuerte cruce con funcionarios  del Gobierno.

Strassera fue el fiscal acusador que condujo en 1985 el juicio  contra nueve integrantes de las Juntas Militares que gobernaron  entre 1976 y 1983 y que terminó con la condena a Jorge Rafael  Videla y Eduardo Massera a reclusión perpetua, a Roberto Viola a  17 años de prisión, a Armando Lambruschini a 8 años de prisión y a Orlando Ramón Agosti a 4 años de prisión.

Strassera cerró su alegato con esta frase: “Señores jueces: quiero renunciar expresamente a toda pretensión de originalidad  para cerrar esta requisitoria. Quiero utilizar una frase que no  me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces: Nunca más”.

Después del juicio, Strassera fue representante argentino ante  los organismos de derechos humanos con sede en Ginebra pero, tras  los indultos de los militares dispuestos por el presidente Carlos Menem, se retiró de la función pública y se dedicó a ejercer su  actividad como abogado y a participar activamente de la actividad  de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

En 2006 defendió a Aníbal Ibarra en el juicio político por el  que fue removido de su cargo de jefe de Gobierno de la Ciudad de  Buenos Aires, a causa del incendio en el boliche Cromagnón.