El Gobierno descarta volver a pagar el IFE y la ATP, mientras analiza más restricciones

37

Mientras analiza con CABA y Provincia nuevas medidas, la Casa Rosada admite que es muy elevado el costo de cerrar toda la economía.

El Gobierno nacional descarta por el momento volver a pagar el Ingreso Federal de Emergencia (IFE) y el sueldo complementario (ATP) a sectores privados de la economía, porque admite, es un «costo muy elevado» que solo estaría en condiciones de afrontarlo en caso extremo de que se desmadre la pandemia.

«No van a salir anuncios porque por ahora todo sigue con lo que está vigente hasta el 9 de abril», admitieron a A24.com fuentes de la Casa Rosada este lunes, horas antes de que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se reunan en el primer piso de Balcarce 50 con sus pares de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires para analizar nuevas restricciones a la circulación.

Las nuevas medidas serían aplicadas a partir del 9 de abril, cuando vence el actual Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que estableció el DISPO para todo el país y la región metropolitana, hoy, el principal foco de contagios.

El ministro de Economía, Martín Guzman, dijo que «hoy es imposible cerrar toda la economía», ante la llegada de la segunda ola de contagios. En el entorno de Cafiero y del presidente Alberto Fernández, admitieron que volver a pagar el IFE y el ATP «tiene un costo fiscal elevadísimo».

Recuerdan que en 2020 el Estado nacional aumentó la emisión monetaria al máximo para pagar mensualmente los sueldos al 90% de los empleados del sector privado, y el ingreso de emergencia a más de 9 millones de trabajadores no registrados. Pese a eso, la desocupación trepó este año al 11% y la pobreza al 42% con miles de comercios y Pymes que cerraron sus puertas.

Hoy esas medidas no serían «consistentes» con las negociaciones que lleva adelante Guzmán para llegar a un acuerdo para reestructurar la deuda con el FMI, admiten en la Casa Rosada, aunque sin embargo, no descartan del todo volver a aplicarlas en caso de ser necesario, en un futuro, si la pandemia se desmadra.

«Hoy por hoy -señalan en la Rosada- la situación no amerita su aplicación como así tampoco del ATP», aunque no cerraron del todo la puerta a medidas de ese tipo «si la situación epidemiológica cambiara y se tuvieran que tomar medidas más duras, como siempre hemos hecho desde que asumimos».

Cerca de Cafiero defienden la estrategia del Gobierno y señalan que el Estado nacional sostiene ayuda a los sectores económicos más críticos, como el REPRO, el pago de una parte del salario a las empresas que lo reclamen pero con muchos más requisitos que lo que fue el ATP, una medida generalizada a todo el sector privado.

También mencionan que siguen vigentes «líneas de financiamiento productivas» pero que alcanzan a sectores muy focalizados, que no llegan a cubrir la fuerte baja de la actividad que afecta por la inflación y la caída en los ingresos salariales, a la mayoría de pymes y comercios.

Desde la Rosada destacan por ejemplo, el relanzamiento del Programa de Apoyo a la Competitividad que otorgará Aportes No Reembolsables por hasta $ 1.500.000 a PyMEs que quieran incrementar su productividad. Según estimaciones este año para este programa vamos a destinar el doble de los destinó el macrismo en cuatro años. Eso marca un poco la idea de lo que queremos

El debate por el transporte
En el Gobierno advierten que «el transporte es uno de los vehículos de contacto» del coronavirus y por eso «se analizan diferentes variables» para acotar la circulación de pasajeros.

El problema admiten en la Rosada, es que «cualquier medida que se tome para limitar el uso del transporte público, como sucedió en 2020 «inevitablemente va a afectar algún sector» económico y hoy el transporte público lo utiliza mucha gente para ir a trabajar y a los colegios.

De eso hablaban este lunes Cafiero con el ministro Mario Meoni, que llegó al mediodía a la Casa Rosada, antes del encuentro previsto con los ministros de la Ciudad y la provincia. El foco de los nuevos contagios está puesto justamente en el área metropolitana.

Mientras, el gobierno de Kicillof plantea la necesidad de restringir urgente la circulación de personas al máximo y volver a una eventual Fase 3; en 2020 3 prohibía actividades como trabajadores de servicio doméstico, comercios de venta de ropa con ingreso de clientes, restaurantes y bares con ingreso de comensales, gimnasios y clubes en lugares cerrados y obras de construcción del sector privado, entre otras actividades, además del cierre de clases presenciales en escuelas y universidades.

«Todo está en discusión», señalaron fuentes del Gobierno de Kicillof a A24.com, mientras desde el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, apuntaban a restringir las actividades sociales pero no tocar nada de las actividades económicas privadas ni la presencialidad en las escuelas.

Lo que van a evaluar es también el cumplimiento de los protocolos y la posibilidad de mejorarlos, en esos sectores.

El escenario que imagina el Gobierno

Sobre la reunión de Cafiero con Felipe Miguel (jefe de Gabinete de CABA) y Carlos Bianco (provincia de Buenos Aires) el objetivo es «dialogar con las 2 jurisdicciones que hoy están teniendo un pico muy alto nuevamente de contagios, y trazar escenarios posibles, teniendo en cuenta que el sistema de salud hoy está más holgado que en 2020″, señalaron en la Rosada a A24.com.

Remarcan que pese a que hoy el pico de contagios ya supera en AMBA al mayor pico de 2020 que se registró en octubre con 15000 casos diarios- la situación sanitaria hoy es más holgada, por los 12 hospitales modulares que fueron instalados en la cuarentena del año pasado, y todos los respiradores que se distribuyeron en las provincias».

En la Casa Rosada aclararon que de las reuniones de este lunes «no van a salir anuncios concretos» y que «todo sigue con lo que está vigente en el DNU hasta el 9 de abril», es decir, el viernes próximo.

Stella Gárnica (a24.com)