El papa Francisco ha proclamado beato a Pablo VI

217

EFE

  • El papa Francisco leyó que «desde ahora el papa Pablo VI será llamado beato y se celebrará su fiesta cada año el 26 de septiembre».
  • En la ceremonia ha estado presente el papa emérito Benedicto XVI, fue Pablo VI quien le nombró cardenal.
  • Pablo VI fue el primer papa con un pontificado viajero durante el que clausuró el Concilio Vaticano II, y propugnó la reconciliación entre las diferentes Iglesias.

Pablo VI

El papa Francisco proclamó este domingo beato a Pablo VI durante una misa en la Plaza de San Pedro en el Vaticano a la que asistieron decenas de miles de personas.

Después de la ritual petición de beatificación expuesta al papa por el obispo de Brescia, Luciano Monari, Francisco pronunció la formula en latín que declaraba beato al pontífice que clausuró el Concliclio Vaticano II y que firmó importantes encíclicas como la Humanae Vitae.

Francisco leyó que «desde ahora el papa Pablo VI será llamado beato y se celebrará su fiesta, en los lugares y según las reglas establecidas, cada año el 26 de septiembre«.

La ceremonia eucarística comenzó con la lectura de la biografía del papa Montini por parte del postulador de la causa de beatificación, Antonio Marrazzo.

Tras su entrada en la Plaza de San Pedro, Francisco saludó al papa emérito Benedicto XVI que asistió a esta beatificación, pues fue Pablo VI quien le nombró cardenal.

Estuvieron presentes en la ceremonia los 253 participantes en el Sínodo de la familia que concluyó este sábado, ya que también esta ceremonia clausurará la asamblea extraordinario que se ha celebrado en estos días.

¿Quién fue Pablo VI?

Pablo VI fue el primer papa con un pontificado viajero durante el que clausuró el Concilio Vaticano II, interrumpido por la muerte de Juan XXIII, y propugnó la reconciliación entre las diferentes Iglesias.

El papa Pablo VI, cuyo nombre era Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini, fue el pontífice 262 de la Iglesia Católica.

En 1922 ingresó en el servicio papal adscrito a la Secretaría de Estado, donde permaneció durante 30 años. Un año más tarde, fue trasladado a Varsovia como consejero en la nunciatura, pero retornó a Roma en 1924 debido a su siempre precario estado de salud, al que no sentaban bien los duros inviernos polacos.

En 1931 le fue asignada la cátedra de Historia Diplomática y en 1937 fue nombrado asistente del cardenal Pacelli, en ese momento secretario de Estado, más tarde Pío XII. Tras la elección del papa Pío XII, en 1939, Montini permaneció bajo las órdenes directas del cardenal Luigi Maglione y del propio Papa, del que fue uno de sus más estrechos colaboradores.

En 1958 fue consagrado cardenal por Juan XXIII, quien lo nombró su asistente y le encomendó la preparación del Concilio Vaticano II, convocado en 1962 por el más tarde conocido como «Papa Bueno».

El 21 de junio de 1963, tras la muerte de Juan XXIII, el cardenal Montini fue elegido papa en el tercer día de cónclave y adoptó el nombre de Pablo VI.

Durante su papado (1963-1978) concluyó el Concilio Vaticano II, la gran asamblea ecuménica que marcó al mundo católico en la segunda mitad del siglo XX y que supuso la mayor revisión de la liturgia desde el Concilio de Trento.

Pablo VI falleció en Castelgandolfo, residencia de verano de los papas, en la madrugada del domingo 6 de agosto de 1978. Le sucedió Juan Pablo I.

El papa Montini dejó escritas siete encíclicasEcclesiam Suam (1964), Mense Maio (1965), Mysterium Fidei (1965), Christi Matri (1966), Populorum Progressio (1967), Sacerdotalis Caelibatus (1967) y Humanae Vitae (1968), esta última en la que reafirmó la negativa de la Iglesia Católica al control de la natalidad y a los métodos anticonceptivos.

En 2012, Benedicto XVI le otorgó el título de Venerable Siervo de Dios, primer paso hacia la santidad, y en 2014, el papa Francisco comunicó la fecha de su beatificación el 19 de octubre de 2014, tras aceptar el supuesto milagro por su intercesión y una vez finalizado el sínodo de los obispos sobre la Familia en el Vaticano.

El milagro atribuido a la intercesión de Pablo VI, y que le permitió ser beatificado, es la curación de un feto a principios de la década de 1990 en California, después de que se diagnosticase que tenía graves problemas cerebrales, pero la madre se negó a abortar y el niño nació sin problemas.

Junto al altar se expuso como reliquia la camiseta ensangrentada de Pablo VI, después del atentado, en 1970, cuando un pintor boliviano le hirió con dos puñaladas a su llegada al aeropuerto de Manila.