El Paraná continúa por encima del nivel de alerta y complica a cuatro barrios

181

La creciente continúa afectando la zona de la ri­bera local. Las familias que habían vuelto a sus casas, hace pocos días, debieron irse nuevamente y esperan que el río baje y se estabi­lice.
Desde hace un mes la si­tuación en los barrios de la costa es crítica y tiene a más de 30 familias afectadas.
En los barrios Bajo Gal­ván, Itatí, Río Paraná y La Tosquera la creciente no da respiro desde hace alrede­dor de 30 días.
Con los pies en el barro y sus viviendas bajo agua las familias esperan que el Pa­raná se normalice. Ayer el segundo pico, que alcanzó los 6.82 metros el jueves, comenzó a bajar, pero es­timan que los problemas continuarán al menos por dos semanas más en esta ciudad.
Cansados, con sus mi­radas desoladas y la fatiga propia de quien espera que la naturaleza dé tregua, las familias de las zonas afecta­das se resignan a seguir so­portando una situación que los golpea duro. Muchos se encuentran en la casa de familiares, mientras otros tantos debieron volver a los albergues habilitados por la Municipalidad.
Ayer la marca comen­zó a mostrarse en baja por segunda vez en dos se­manas, pero quienes vi­ven en la costa aseguran que el río sube rápido pero baja muy lentamen­te. 6.80 fue el nivel que mantuvo en el puerto lo­cal ayer durante toda la jornada.
Se espera que hoy siga en baja siempre que no se produzcan lluvias conside­rables. Mientras tanto, en varios de los puertos que anteceden al de la capital correntina hubo una leve bajante, lo que anima a las autoridades, quienes esti­man que el alerta de 6.50 metros podría persistir todo el fin de semana.
Por su parte, tanto desde la provincia como desde el Municipio anticipan que es­peran mantener vigente los operativos sanitarios para contener a las familias afec­tadas. “Entendemos que se debe estar alerta, porque las proyecciones que hay son inciertas”, especifica­ron desde la Comuna.s
Las familias de las zonas afectadas se resignan a seguir soportando una situación que los golpea duro