El Parlamento de Grecia aprueba el tercer rescate del país que el Eurogrupo ratificará por la tarde

121

AGENCIAS

  • Tsipras, que presentará una moción de confianza tras el pago de la deuda al BCE, defendió el acuerdo como una «elección forzosa» del Gobierno.
  • El tercer programa de rescate se espera que se eleve entre 82.000 y 86.000 millones de euros, con una duración de tres años.
  • Sólo quedaría el visto bueno de los socios de la UE para que el país pudiese recibir un primer tramo de ayuda.

Tsipras

El Parlamento de Grecia ha aprobado este viernes por la mañana las medidas necesarias para recibir el tercer rescate financiero, de tal forma que sólo quedaría el visto bueno de los socios de la UE para que el país pudiese recibir un primer tramo de ayuda. La votación ha puesto fin a un debate que comenzó a las 3.45 horas (una hora menos en la España peninsular) y en el que estaba en juego un plan de ayuda de hasta 85.000 millones de euros. Con el ‘sí’ mayoritario, los diputados han aceptado la adopción de nuevas medidas de austeridad a cambio del rescate.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, defendió el acuerdo para el tercer rescate del país como una «elección forzosa» del Gobierno, que tras «agotar todas las vías de negociación», tuvo que elegir entre un programa de ayuda con el euro o el dracma como moneda nacional. «Ante un ultimátum para la salida temporal de Grecia de la eurozona, tomamos la responsabilidad hacia el pueblo griego de seguir con vida y continuar la lucha en lugar de elegir el suicidio (la salida del euro)», dijo Tsipras en su discurso ante el pleno del Parlamento.

El primer ministro dijo no arrepentirse de haber tomado esta decisión y aunque reconoció que el rescate no es un triunfo, aseguró que es la mejor opción que tenía el país en un momento de asfixia financiera. Recalcó que Grecia se encuentra en una «coyuntura crítica» y es «responsabilidad de todos asegurar la capacidad del país para sobrevivir y seguir luchando» y apunto que esta «es la responsabilidad nacional más grande».

«Desde el 25 de enero, tanto en el exterior como en el interior, algunos tratan de atacar a este Gobierno«, aseguró e instó al resto de partidos a no facilitar a «los círculos ultraconservadores de Europa que torpedeen el acuerdo», de los que dijo que no tienen «otro objetivo que el castigo de nuestra gente».

Tsipras presentará una moción de confianza

Tsipras envió además un mensaje interno hacia los disidentes de Syriza que han mostrado su desacuerdo con la negociación del rescate, al asegurar que «la decisión de no ir a la quiebra desordenada o a un memorando con el dracma no era una opción del momento», pues «nunca fue nuestra elección o declaración programática».

El primer ministro griego presentará ante el Parlamento una moción de confianza para preguntar sobre la continuidad de su Gobierno, según una fuente del Ejecutivo que ha previsto esta votación para después del 20 de agosto, fecha en la que Grecia debe hacer frente a un vencimiento de deuda con el Banco Central Europeo (BCE).

Tsipras ya había dicho que convocaría un congreso extraordinario de su coalición para determinar hasta dónde llegan las discrepancias internas, que han vuelto a quedar este viernes de manifiesto durante la votación del tercer plan de rescate.

El Eurogrupo lo tendrá que ratificar por la tarde

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro, el Eurogrupo, abordan a partir de las 15h la concesión de este tercer rescate mientras la posibilidad de conceder un segundo crédito puente al país, que Atenas rechaza, sigue sobre la mesa. «Hay todavía algunas cuestiones y dudas, pero considero que va a haber un acuerdo» sobre el tercer rescate al país, dijeron fuentes europeas.

La reunión llega después de que los expertos de la Comisión Europea, del Banco Central Europea, del Fondo Monetario Internacional y del Mecanismo Europeo de Estabilidad cerraran el martes con Atenas un acuerdo técnico tras intensas negociaciones. El tercer programa de rescate se espera que se eleve a entre 82.000 y 86.000 millones de euros, con una duración de tres años.

Sobre la mesa se encuentra el Memorando de Entendimiento, en el que se dibujan las condiciones asociadas a la concesión del tercer rescate, y el análisis de la sostenibilidad de la deuda de Grecia. En el primero, se establece que Grecia tendrá que aplicar ajustes que supondrán del 4 al 5% del PIB del país, así como reformas en las pensiones, la eliminación de beneficios a los agricultores y un estricto calendario de privatizaciones.

En el segundo, las instituciones europeas muestran sus «importantes dudas» sobre la sostenibilidad de la deuda de Grecia, que esperan que el año que viene supere el 200% del PIB del país en el escenario central que barajan. Sin embargo, éstas consideran que puede evitarse una quita de la deuda si se aprueban otras medidas de alivio.

Por si no hubiera un acuerdo a tiempo que permitiera un desembolso de un primer tramo del rescate antes de que Atenas tenga que abonar 3.400 millones al BCE el próximo 20 de agosto, se mantiene abierta la puerta a la concesión de un nuevo crédito puente que permitiera a Grecia cubrir sus necesidades financieras. Se trataría de la segunda financiación puente para el país tras los 7.160 millones de euros que recibió en julio pasado, una opción que Atenas rechaza pero que Berlín ve con buenos ojos para tener más tiempo para negociar una base sólida del rescate.