El Sínodo de la Familia subraya que los homosexuales tienen "dotes que ofrecer" a los cristianos

208

AGENCIAS

  • Esta afirmación está recogida en la Relatio post disceptationem, que recoge un resumen de las 265 intervenciones que se han escuchado hasta ahora.
  • El resumen también deja claro que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser equiparadas a un matrimonio entre un hombre y una mujer.
  • Se ha expuesto, asimismo, la necesidad de hacer más accesibles y ágiles los procedimientos de nulidad matrimonial.
  • El Sínodo de la Familia observa la precariedad laboral como un elemento disuasorio de los jóvenes hacia el matrimonio

Sínodo de la Familia

Los homosexuales tienen dotes y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana, según recoge la Relatio post disceptationem, Sínodo de la Familia que se celebra en el Vaticano hasta el próximo domingo 19 de octubre, y que recoge un resumen de las 265 intervenciones que se han escuchado hasta ahora.

El relator general del Sínodo, el cardenal húngaro Peter Erdö, ha expuesto este lunes el documento resumen de las conversaciones en torno al desafío de la familia en el contexto de la nueva Evangelización, que será la base para el documento final del Sínodo.

El documento cuenta con un apartado dedicado al argumento «acoger a las personas homosexuales«. El informe presentado por el cardenal Erdö plantea que los homosexuales, «a menudo desean encontrar una Iglesia que sea casa acogedora para ellos» y plantea dos reflexiones: «¿Nuestras comunidades son capaces de serlo aceptando y evaluando su orientación sexual, sin comprometer la doctrina católica sobre la familia y el matrimonio?»; y «¿Somos capaces de recibir a estas personas, garantizándoles un espacio de fraternidad en nuestras comunidades?».

Ante estos interrogantes, los obispos no sacan conclusiones y se limitan a afirmar que la cuestión de la homosexualidad «requiere una reflexión seria sobre cómo elaborar caminos realistas de crecimiento afectivo y de madurez humana y evangélica integrando la dimensión sexual».

Otros aspectos abordados

  • El matrimonio, exclusivo entre el hombre y mujer: El resumen deja claro que «las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser equiparadas al matrimonio entre un hombre y una mujer» y subraya que no es aceptable que «se quieran ejercitar presiones sobre la actitud de los pastores o que organismos internacionales condicionen ayudas financieras a la introducción de normas inspiradas a la ideología género».
  • El derecho de los niños en las parejas gays: Por otro lado, se ha puesto de manifiesto, sin negar «las problemáticas morales» relacionadas con las uniones homosexuales, que hay casos en que «el apoyo mutuo, hasta el sacrificio, constituye un valioso soporte para la vida de las parejas». En todo caso, el texto resalta que se deben poner siempre por delante «las exigencias y derechos de los pequeños» en relación a los niños que viven con parejas del mismo sexo.
  • Agilización de las nulidades matrimoniales: Varios padres sinodales han expuesto durante el Sínodo la necesidad de «hacer más accesibles y ágiles los procedimientos para el reconocimiento de casos de nulidad». se ha aludido a la posibilidad de superar «la necesidad de la doble sentencia conforme» o «determinar una vía administrativa bajo la responsabilidad del obispo diocesano», así como abrir «un proceso sumario para realizar en los casos de nulidad notoria».
  • Acompañar a los divorciados: Además, el documento afirma que la comunidad local y los pastores «deben acompañar» a las personas divorciadas pero no vueltas a casar «con preocupación», sobre todo cuando hay hijos o es grave su situación de pobreza.
  • Precaridad laboral, como freno del matrimonio: El sínodo también ha planteado que la precariedad laboral es un elemento disuasorio de los jóvenes hacia el matrimonio. Y se ha puesto de manifiesto que uno de los principales desafíos de las familias es la «soledad», que destruye y provoca una «sensación general de impotencia» con relación a la realidad socioeconómica que muchas veces «termina por aplastar».
  • Individualismo dentro de la familia: En este sentido, se ha advertido del «peligro» representado por un «individualismo exasperado» que desnaturaliza las relaciones familiares y termina por considerar a cada componente de la familia como una «isla», haciendo prevalecer, en ciertos casos, la idea de «un sujeto que se construye según sus propios deseos tomados como un absoluto».
  • Convivencia e hijos fuera del matrimonio: El documento también resalta que en muchos ámbitos no sólo occidentales se está desarrollando «la praxis de la convivencia antes del matrimonio o también de la convivencia no orientada a asumir la forma de un vínculo institucional». Además, se ha puesto sobre la mesa que hay muchos niños que nacen fuera del matrimonio y que el número de los divorciados «es creciente y no es raro el caso de opciones determinadas únicamente por factores de orden económico».
  • Los niños, víctimas de la disputa entre padres: La ‘Relatio post disceptationem’ ha puesto énfasis en que «la condición de la mujer tiene que ser defendida y promovida» ya que, según recoge el documento, se registran muchas situaciones de violencia dentro de las familias. Además, advierte de que los niños son «frecuentemente objeto de disputas entre padres» y que ellos son las «verdaderas víctimas» de las laceraciones familiares.