ELI fichó en sus filas al vice de Cemborain en Mercedes

259

Con su mesa chica de conducción, Encuentro Li­beral (ELI) presentó ayer formalmente una nueva incorporación. Fue en Mer­cedes donde sumó a sus fi­las al viceintendente, Raúl Levy, enemistado con el in­tendente Víctor Cembora­in desde diciembre pasado cuando el segundo de la fór­mula renunció a través de un manuscrito al cargo que fue electo.
La presentación se hizo en conferencia de prensa encabezada por Pedro Cas­sani (ELI), titular del espacio liberal escindido del libera­lismo orgánico. La movida se concretó sobre algo que se rumoreaba desde el vera­no pasado, la mala relación entre Levy y Cemborain a raíz del escandaloso proce­so de asunción del inten­dente y que su segundo y ex compañero de fórmula emi­graría hacia otras corrientes políticas.
“Estamos muy honrados de contar con esta presencia de ahora en más en nuestras filas”, dijo Cassani y destacó que Levy “se incorporó a la política hace cinco años, es un dirigente nuevo con mu­cho para dar”.
El pase político cobra re­levancia ante la crisis polí­tica desatada en Mercedes en diciembre del año pasa­do cuando los concejales del radicalismo y aliados se negaron a tomarle juramen­to a Cemborain quien tuvo que recurrir a la Justicia para asumir en el Ejecutivo comunal. Fue por un sen­tencia por lesiones leves en primera instancia al electo intendente.
El espacio fundado hace dos meses por Cassani es un histórico aliado del go­bernador Ricardo Colombi, cuya tierra natal, Mercedes, quedó en manos de un par­tido que no es el radicalismo luego de más de diez años. A raíz de esto el oficialismo encabezado por Cemborain teme que la movida sea en realidad para diezmar po­líticamente al jefe comu­nal, quien además desde que asumió debe hacer frente a descuentos en los recursos coparticipables que a su vez le provoca­ron problemas financie­ros que hasta ahora le impidieron dar aumentos salariales a los agentes del Municipio.
En la presentación ante la prensa en Mercedes, Levy fue cauto y evitó hablar de su relación política con el intendente, quien pidió meses atrás al Concejo De­liberante que emitiera una ordenanza para que a su segundo no se le abone el salario como funcionario debido a que, a entender de Cemborarin, “es un ñoqui. No trabaja”, había declara­do en el verano último. Levy por entonces no tenía ni si­quiera oficina en la sede co­munal mercedeña hasta que logró que una sea liberada y empezó a ocuparla.
Ahora el oficialismo a ni­vel provincial ocupará el se­gundo lugar en el Ejecutivo comunal, y ayer hablaban del inicio de una campaña para que el radicalismo re­cupere el distrito natal del Gobernador.s
SATISFECHO. CASSANI CON LA MESA CHICA DE ELI AYER EN MERCEDES, JUNTO A RAÚL LEVY.