En Misiones los chicos reciben netbooks pero no hay electricidad para cargarlas.

15

rededor de 300 familias de las localidades de Pozo Azul, Piray Guazú, Portón Viejo y Colonia Nueva Unión reclaman la instalación de sistemas eléctricos rurales y denuncian no tener respuesta del Gobierno de la provincia.

La polémica alcanzó su pico máximo el fin de semana cuando integrantes de la organización «Unidos de la ruta 20», contaron que Cristina Kirchner envió netbooks a chicos que asisten a escuelas en estas localidades en las que nunca hubo energía.

«No funcionan, sin cargas resulta imposible. Seguimos desconectados del resto de Misiones, del país, del mundo. El problema es conocido por las autoridades; además, tampoco disponemos de títulos de tierras donde trabajamos», afirmaron los vecinos.

Personas de parajes cercanos a la frontera con Brasil, contaron hay muchos jóvenes de 20 años que todavía desconocen la electricidad. «Se vive en la oscuridad», reiteraron.

Mirian Rojas, madre campesina que actúa como vocera de la organización, expresó: «Somos argentinos desamparados, sin ayuda social. Hay niños de bajo peso necesitados de tomen yogurt, leche, frutas, alimentos que se pudren porque nadie tiene heladera».

No obstante, más de 300 familias misioneras continúan luchando para obtener respuesta oficial a reclamos que permitan mejorar su calidad de vida. LA NACION. Buenos Aires.

Comentarios

Comentarios