En su «peor crisis de la historia», productores frutales exigen ayuda del Gobierno

177

El sector de producción de peras y manzanas negocia una política de subsidios que logre impulsarlos. Casa Rosada hizo una oferta que ya fue rechazada por insuficiente. Principio de acuerdo con otras medidas.

El titular de la Federación Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Jorge Figueroa, advirtió que el sector «está atravesando la crisis más grave de la historia». La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) está participando de la negociación con el Gobierno y adelantó que podría haber un principio de acuerdo, ya que desde Casa Rosada admiten una «escasa rentabilidad» para mantener su actividad. De todas maneras, la oferta de subsidios que dio la Nación fue rechazada ya que sería por $50 millones y los productores demandan 92, entre otras medidas de protección.

Concretamente, los chacareros del Alto Valle quieren 92 millones de dólares para aportes, beneficios impositivos, devolución de retenciones y solucionar la situación para que no se repita el próximo año. Esta ayuda urgente es necesaria para poder cosechar la producción de ésta temporada.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, detalló que «hemos mantenido reuniones toda esta semana. Tenemos diferencias desde el punto de vista de las estrategias de intervención por parte del Estado nacional y los estados provinciales. Vamos a seguir trabajando».

Canal 10 Río Negro
El jueves por la noche se supo que habría un «principio de acuerdo para tomar una serie de medidas», consideraron los miembros de las cadenas de producción frutícola del Alto Valle. Entre algunas de ellas, figuran la posibilidad de contar con créditos a tasa subsidiada a 12 por ciento para capital de trabajo por un monto total de 300 millones de pesos, que se tramitará a través del Banco Nación, Banco Patagonia y Banco Neuquén.

También se dispondría la automatización de la devolución de reintegros a las exportaciones y se están realizando gestiones para obtener a través de la Cancillería un Reducción de aranceles con
Rusia ya que es un mercado de alto interés para mantener, y contar además con la promoción del consumo interno.

La producción de peras y manzanas generan 74.000 empleos directos en Río Negro y Neuquén pero el panorama es crítico. «Cada hora que pasa hay un productor menos. Cuando se cansa de pelear, decide ‘salvarse’ vendiendo su chacra para un loteo o a una empresa petrolera», explicó días atrás al diario Clarín Mirta Eberhardt, productora frutícola de Río Negro.

Por otro lado, también resta resolver la negociación paritaria ya que desde la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados todavía no hubo propuesta de mejora salarial para la temporada.