“Es inaudito que en los grandes festivales del país sólo te pidan ‘Km 11’”

209

La realidad que vive el chamamecero Matías Ga­larza, sus inicios, la rela­ción que tuvo con su padre, Roberto Galarza, uno de los máximos creadores de la música popular correnti­na, lo que conserva de él y cómo vive hoy su música, fueron sólo algunos de los temas a los que se refirió en el marco de la cátedra de Chamamé, ayer en Ex­tensión Universitaria. El encuentro se realizó a par­tir de las 19 en 9 de Julio y Córdoba y contó con la participación y aporte de muchos correntinos que, al igual que el hijo del Zorzal, se manifiestan preocupa­dos por la falta de espacios y promoción que caracteri­zan al chamamé.

Se trata de un espacio li­bre donde no sólo el artista invitado puede ofrecer sus opiniones sino que se da una importante interacción entre unos y otros. Quienes concurrieron al encuentro de la palabra sobre el cha­mamé tuvieron la oportu­nidad de escuchar sobre la obra de don Roberto y esta pasión chamamecera que transmitió a su heredero, que si bien se diferencia del Zorzal por su inclinación hacia el estilo más román­tico del cancionero, nunca impidió que Matías siguiera revalorizando el legado que su padre dejó a los corren­tinos a través de sus obras.

Pero, más allá de su histo­ria, Matías Galarza también hizo hincapié en la nece­sidad de ofrecer mayores espacios al chamamé y a los mismos hacedores de esta música. “Sigue siendo muy difícil mostrar nues­tros trabajos y proyectos y esto tiene que ver a que en Corrientes los grandes me­dios apuntan a otra cosa”, dijo. Y, a modo de ejemplo, comentó el hecho de que cuando llegan a Corrientes grandes artistas como el caso de Arjona, meses an­tes las radios ya comienzan a promocionarlos y a hacer sonar sus canciones, “cuan­do todos los chamameceros que grabamos un disco se­guramente los dejamos en las radios y jamás pasan un solo tema, con lo que nos cuesta hacer un disco”, dijo.

En este sentido Matías dijo que al chamamé le fal­tan muchas cosas para que pueda convertirse en una música reconocida a nivel nacional. “Es lamentable que cuando uno va a los grandes festivales naciona­les sólo te pidan ‘Mercedi­tas’ o ‘Km 11’. Eso quiere de­cir que no hicimos nada por nuestra música”, agregó.

“Sin lugar a dudas que un ámbito de discusión en el que se puedan escuchar to­das las opiniones es una de las grandes falencias, como también la importancia de instruir a nuestros actores sobre la importancia de mostrar lo nuestro. Parecen temas viejos pero si segui­mos hablando de ello es porque no hemos avanzado hacia ninguna parte”, afir­mó crítico el músico.

“Personalmente yo tuve el privilegio de tomar y ha­cer cursos de distintos ni­veles en el quehacer cultu­ral oficial y privado y siem­pre veo que se da importan­cia a lo efímero y superfluo que nada tiene que ver con nuestra idiosincracia -esto en lo regional-. Muchos de nuestros funcionarios culturales no toman cartas en el asunto y, por ende, el chamamé sigue como uno de los grandes postergados. Si eso se pudiera cambiar sólo un poquito, nuestra cultura -que incluye cha­mamé, carnaval, río y comi­das- podría convertirse en un portal a través del cual el mundo podría conocer­nos”. El músico reconoció ante el auditorio que “más allá del esfuerzo que hagan algunos artistas, sin la ayu­da del Estado o de los priva­dos no es posible”. s

Matías  Galarza 

No habría famosos si no hubieran nacido un Sánchez, un Miqueri o un Roberto Galarza.

LA DISERTACIÓN SE DIO EN EXTENSIÓN UNIVERSITARIA EN LA CÁTEDRA DE CHAMAMÉ.

“Lo que tanto el Gobierno como los privados deben en­tender es que cuando nosotros actuamos, el dinero queda acá. Al otro día vamos al supermercado a gas­tar el dinero.

Paradójicamente los grandes medios no promocionan nuestros discos, pero si vienen artis­tas internacionales están meses antes haciéndolos sonar y eso habla a las claras de los intereses que tienen”, dijo Matías Galarza.

Además habló de la falta de recono­cimiento a muchos chamameceros, y así comienzan a irse sin que nadie sepa quié­nes son pese al lega­do que dejaron.

Los que se fueron 

Matías Galarza habló de los grandes hombres de la música popular correntina que se fueron y que hoy po­cos se acuerdan de ellos. Mencionó el caso específico de Oscar Sánchez, quien falleció hace pocos días y no ob­tuvo más que unas líneas en los diarios, cuando “era un importante acordeonista del género”.

EL PÚBLICO TUVO LA OPORTUNIDAD DE DEJAR SUS OPINIONES EN ESTE ESPACIO.