Escandaloso giro en el juicio político contra el fiscal Campagnoli

86

El accidentado juicio político contra el fiscal J osé María Campagnoli se enreda cada vez más: la jurado que estaba de licencia renunció, su suplente fue recusado y la defensa pidió que Campagnoli sea repuesto de inmediato al frente de su fiscalía.

Con la salida definitiva de la jurado María Cristina Martínez Córdoba (que estaba de licencia por estrés y ahora alegó razones de salud), ya no quedan más alternativas que nombrar a otro defensor en su lugar, pero el tribunal ni siquiera tiene claro quién será . El suplente que tenía designado Martínez Córdoba es Leonardo Miño. Pero, en paralelo, como el cargo que tenía Martínez Córdoba era por tres años (y para todos los juicios que se presentaran en ese lapso), la Defensoría General designó ayer por sorteo a otro defensor como jurado titular en su reemplazo: Nicolás Toselli.

Fuentes del Tribunal dijeron ayer a LA NACION que no saben siquiera si será Miño o Toselli quien se incorpore. Por lo pronto, hubo un primer avance para que sea Miño. Lo convocaron el lunes pasado y se lo informaron a las partes: la defensa y la acusación.

En respuesta, los acusadores lo recusaron. Dicen tener dudas de su imparcialidad. Su argumento es que Miño integra la comisión directiva de la Asociación de Magistrados, la máxima agrupación de jueces, fiscales y defensores, que emitió un comunicado público para cuestionar el trámite del jury a Campagnoli.

Miño es un experimentado defensor del fuero federal penal de San Martín. Integra la Asociación por la Lista Celeste, la menos crítica del Gobierno, y figura entre los firmantes de la primera solicitada de Justicia Legítima, aunque no es socio de esta agrupación.

Los acusadores de Campagnoli advirtieron que fueron los representantes del Ministerio Público en la Asociación -grupo en el que estaría Miño- quienes promovieron la declaración en defensa de Campagnoli, según declaró el presidente de la Asociación en el jury.

Hoy, el tribunal le notificará a Miño que fue recusado y le dará dos días hábiles para que responda el planteo.

Si se niega a apartarse, el lunes próximo los seis jurados que quedan en pie decidirán si lo apartan, como pidió la fiscalía, o lo suman oficialmente al proceso contra Campagnoli.

Como no pueden hacer nada hasta entonces, los miembros del tribunal recién volverán a encontrarse el lunes por la mañana.Mientras tanto, están en contacto por teléfono y por mail, buscando alternativas para resolver el enredo en el que se convirtió el jury.

Lo primero que tienen que resolver es la integración del propio tribunal. Después, cómo sigue el proceso. Y ahí también tienen un problema: el reglamento establece que el juicio no puede suspenderse por más de diez días. El lunes próximo ese plazo estará vencido. Entonces, el proceso caerá y deberán tomarse de nuevo todas las declaraciones de los testigos.

La defensa de Campagnoli ya anunció que se va a oponer. «Nosotros nos vamos a resistir a que quieran hacer el juicio de vuelta cuando la culpa fue de ellos [por los miembros del tribunal]», dijo a LA NACION Ricardo Gil Lavedra, abogado de Campagnoli.

«Es un mamarracho. Con ese sistema, cuando quieren remover a un fiscal y no tienen la mayoría necesaria, hacen renunciar a un jurado y se hace todo de nuevo ad infinitum; lo juzgan eternamente», se quejó.

El argumento central de Gil Lavedra es que el Estado no tiene múltiples oportunidades para enjuiciar a una persona. Tiene una («one shot», un tiro, afirmó). Según él, en este caso fue culpa del presidente del tribunal, que no convocó a los suplentes a que escucharan las audiencias, lo que hubiera evitado tener que rehacerlas.

Fuentes del tribunal rechazaron los argumentos de Gil Lavedra. Dijeron que nunca se convoca a los suplentes en juicios cortos, como éste, en el que las audiencias duraron menos de una semana. Que la regla de citar a los suplentes es para los procesos de larga duración.

Pero todo esto será un debate para más adelante. Primero, el tribunal deberá resolver su integración. Después, tiene una presentación formal de la defensa por contestar: el pedido para que se levante de inmediato la suspensión del fiscal y el tribunal lo devuelva a la fiscalía de Saavedra. Campagnoli lleva más de seis meses suspendido y el final de su juicio político parece cada vez más lejano. LA NACION