Estado Islámico dice que quemó vivo al piloto jordano "en aplicación del ojo por ojo"

169

EFE

  • Los yihadistas hacen una interpretación particular de unos dichos de Mahoma.
  • Hablan de caso de ‘mumazala’ en el que se lleva a cabo un castigo similar o simétrico al delito cometido por el condenado.
  • Las decapitaciones también las justifican con una interpretación libre del Islam.

Miembros del EI llevándose al supuesto piloto jordano secuestrado

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) publicó este miércoles un comunicado en internet en el que explica que quemó vivo al piloto jordano Muaz Kasasbeh en aplicación del ‘ojo por ojo’, pues, aseguró, los bombardeos efectuados desde su avión provocaban fuego.

La nota, fechada el 20 de enero, aunque difundida este miércoles en la red social Twitter por supuestos simpatizantes de los extremistas, está firmada por la Oficina de Investigación y Fetuas (edictos islámicos) de Estado Islámico.

En ella, los radicales señalan que quemar a una persona está justificado por el islam en caso de ‘mumazala’, es decir de que se lleve a cabo como un castigo semejante o simétrico.

Por ese motivo decidieron quemar a Kasasbeh, ya que sus ataques como piloto de la coalición internacional que bombardea posiciones de los yihadistas en Siria e Irak provocaban fuego.

Estado Islámico justifica este tipo de castigo haciendo su propia interpretación de varios ‘hadices’ o dichos del profeta Mahoma.

Por ejemplo, los yihadistas toman un dicho del profeta en que apuntó que con fuego «solo castiga Dios» y lo interpretan asegurando que en este caso Mahoma nunca quiso prohibir el uso del fuego, sino que simplemente lo dijo como símbolo de modestia ante Dios. Además, Estado Islámico subraya que el profeta llegó a cegar con fuego a personas para, de esta manera, justificar la quema del piloto.

En el comunicado, la organización extremista agrega que algunos ulemas consideran que quemar a una persona está prohibido con la excepción de la «mumazala».

Estado Islámico publicó este martes un vídeo en internet en el que mostraba cómo quemaba vivo Kasasbeh, capturado por los extremistas el 24 de diciembre después de que su avión, que participaba en una operación de la coalición internacional, se estrellara en la provincia siria de Al Raqa, bastión de los radicales.

Este método de ejecución es diferente al empleado habitualmente por los extremistas con los rehenes extranjeros, a los que suele decapitar. Los yihadistas justifican las decapitaciones con algunas «suras» (capítulos) del Corán y con dichos del profeta. De hecho, en algunos de sus vídeos suelen emplear la frase «venimos a degollaros», en alusión a uno de los «hadices» de Mahoma.