Estudiantes reprimidos de la Fuba, encabezaron marcha a Casa de Formosa en repudió al ataque que sufrieron junto a los Wichís.

22

Organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos y el líder qom Félix Diaz marcharon hoy a la casa de la provincia de Formosa en Buenos Aires en repudio a la represión de la comunidad indígena wichí en El Potrillo y de los estudiantes universitarios de la Fuba en Las Lomitas.

 

Tal como lo anunció en exclusividad Opinión Ciudadana, la movilización estuvo convocada por la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) para reclamar «una reunión con las autoridades para exigir el esclarecimiento inmediato de la agresión, la investigación de los hechos y el castigo a los culpables», según informaron los organizadores.

Claudia Ferrero, del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia que adhirió a la marcha, contó a Efe que, como protesta, se llevó a cabo un «acto contra la represión a los pueblos originarios» y el reclamo por la libertad de cinco miembros de la comunidad «acusados con falsas denuncias».

Allí, una delegación compuesta por el titular de la FUBA, Julián Asiner, Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo (línea fundadora), el líder de la comunidad indígena qom Félix Díaz y Ferrero fue recibida por el director de la Casa de Formosa, Juan Manuel Cambra.
«Manifestamos la preocupación por la utilización constante del Gobierno de Gildo Insfrán de grupos paraestatales para agredir a la comunidad», remarcó Ferrero.

El lunes pasado, una comunidad wichí en la norteña provincia de Formosa fue «avasallada por un gigantesco operativo policial» que derivó en cinco detenidos, relataron desde el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

En tanto, el viernes pasado, miembros de las comunidades indígenas de la zona se movilizaron para exigir la libertad de los apresados.

«Contaron con la solidaridad de una delegación de estudiantes de la Universidad de Buenos Aires, que se encontraban en la provincia participando de una pasantía organizada por la secretaría de Medio Ambiente de la FUBA», señalaron desde los organismos.

Según denuncian las organizaciones, los campesinos wichí y los estudiantes fueron atacados nuevamente por un grupo armado con palos, cadenas y machetes, «que golpearon salvajemente a varias personas y robaron sus pertenencias».

«A los estudiantes de sociología los atacaron con el pedido de que entreguen las grabaciones de un trabajo que habían hecho registrando las condiciones terribles en la que vivían los wichis», señaló Ferrero.