FORMOSA CAPITAL: Menor fue tratada por intoxicación y falleció por ACV

128

Una niña de unos 12 años, alumna de la Escuela 31, se descompensó momento antes de ingresar a clases el miércoles pasado. Desde ese momento se desencadenó una serie de hechos que empeoró su estado de salud hasta que finalmente falleció en el Hospital de la Madre y el Niño. El padre de la menor sembró dudas sobre el tratamiento que recibió.

Rubén Mendoza, padre de la niña fallecida, charlón con Radio Uno y El Comercial sobre lo que pasó. Explicó que G. llegó al establecimiento escolar y empieza a padecer de mareos y vómitos: «En ese momento los profesores nos llamaron y llegamos al rato, la encontramos vomitando y apretándose la cabeza», expresó.

«La ambulancia no llegaba y tardó media hora. La trasladaron al Hospital de la Madre y el Niño con dolores de cabeza intensos», dijo el entrevistado que añadió que una facultativa encargada de la guardia recibió el informe de los dolores de cabeza y vómitos: «Sin embargo, a ella la trataron como si fuera un caso de intoxicación. Al llegar le lavaron el estómago y todo un proceso de desintoxicación se inició», dijo.
Mendoza continuó su relato remarcando que su hija estuvo internada unas diez horas hasta que tuvo un paro cardíaco.

«Íbamos y veníamos para ver si podían tratar el dolor de cabeza pero ellos (los médicos) nos decían que era un dolor de cabeza consecuente de haber tomado una pastilla. Ella tenía un ACV Cerebral, falleció por muerte cerebral», expresó.

«Ella era un ángel y todos la querían. Toda la gente nos apoyó en este momento en que estamos destruidos», sostuvo el consternado padre que comentó pese a todo que decidieron donar los órganos de G. y que estos estarían dándole una nueva oportunidad de vivir a dos menores en otros puntos del país. Denunció errores de los médicos al momento del diagnóstico.

«Si se ingresa a un centro de salud con síntomas de tener un ACV, no te deben tratar por otra cosa. Nunca la trataron por el dolor de cabeza, ella se apretaba como queriendo sacar algo de su interior, pero le pusieron tubos por la nariz que ella trataba de sacarse y me decían que me debía quedar tranquilo porque seguro era algo que ella tomó, una pastilla o algo similar en la escuela», manifestó.
«A las 3 de la madrugada pasó el paro cardíaco y ellos nunca se hicieron cargo de nada. Los medios me dicen que ella tenía una malformación en la cabeza y que en diez años ella moriría pero eso no les da derecho a atender de un modo que no corresponde», acusó.
Indicó que G. ya había sido atendida en el Hospital de la Madre y el Niño por problemas menores en la piel anteriormente pero comentó que ya había perdido a un hijo anteriormente.

«Me habían matado anteriormente a un hijo de 8 meses. Mi señora estaba embarazada y rompió bolsa, la lleve a urgencias en ese hospital, al llegar, me atienden los médicos de guardia. A la hora me dicen que el bebé está muerto y que la iban a operar para retirar el feto», dijo

«A la hora me dice el médico que el bebé nació vivo y que podría haber sido atendido pero a los dos días falleció. Eso quedó allí sin ninguna investigación. Uno porque es pobre debe aguantar que el hospital sea sucio y nosotros debíamos estar comprando elementos de limpieza», cerró. (EL COMERCIAL)