Fue excesivo

166

El jugador, a quien «el pistolero» mordió durante el partido, consideró además «alienante» la sanción de nueve partidos de suspensión y cuatro meses fuera de las canchas que le impuso la FIFA.