Ganaderos afectados por la creciente reciben asistencia

31

Con la crecida de los ríos Paraná y Uruguay, miles de cabezas de ganado queda­ron en riesgo de perderse con la inundación en toda la provincia sobre todo en las localidades del Norte, las más afectadas. Debido a ello, desde el Ministerio de Producción se resolvió ge­nerar distintas herramien­tas de asistencia destinadas a los productores de la zona.
En este sentido, hasta la fecha se han entregado equipos de alimento balan­ceado y rollos destinados al ganado en: Apipé, Ituzain­gó, Itá Ibaté, Esquina, 3 de Abril, Lavalle y San Miguel, mientras continúan rea­lizándose relevamientos para entregar los mismos insumos en Ramada Paso, Goya, Mburucuyá, Itatí, San Miguel, Apipé -nuevamen­te-, Bella Vista, Berón de Astrada, Santa Lucía, Santo Tomé, La Cruz, Alvear y Ya­peyú. En todos los casos se trata de una asistencia por 180 días con el balanceado necesario para alimentar a los terneros separándolos de las madres para lograr de esta manera una utili­zación más eficiente de la comida. Esta herramienta está disponible para los productores de menos de 100 cabezas, junto con el asesoramiento sobre el mejor uso posible del alimento, además de la entrega de vacunas para enfermedades clostridiales y respiratorias y la infraes­tructura que se requiera para destetar a los terneros en forma conjunta.
Por otra parte, produc­tores de San Antonio, Api­pé Chico, San Carlos y San Martín recibieron subsidios sin tener que lamentar pér­didas o mortandad de ani­males. También se puso a disposición de los produc­tores la posibilidad de rea­lizar remates de emergencia para pequeños ganaderos.s

Cercada por las aguas, Alvear sigue en alerta
Con la creciente del río Uruguay, la localidad de Al­vear continúa siendo afec­tada seriamente. Desde la Municipalidad de Alvear se está llevando a cabo un tra­bajo de contención en con­junto con todas las fuerzas de seguridad y los directi­vos de las escuelas, quienes ya dispusieron sus edificios para albergar a los damnifi­cados y vecinos en general que aportan su solidaridad para paliar la situación. Al­rededor de 400 personas ya fueron evacuadas, ubicán­dose en casas de familias y en los centros puestos a dis­posición por la Dirección de Defensa Civil de esa ciudad para socorrer a los inunda­dos.
Si bien en Santo Tomé el río comenzó a descen­der lentamente, trascendió que en Alvear se espera un nuevo pico para la crecida. Tanto el río Uruguay como el Aguapey están fuera de su cauce. El último regis­tro de la altura ayer marcó 13,18 en creciente. El anun­cio de posibles lluvias para la zona encendió otra luz de alerta. s

Desde hace más de un mes se vienen realizando reuniones con produc­tores afectados por la creciente. 

El pronóstico de lluvia podría empeorar la situación en la región

De acuerdo al último relevamiento enca­rado por la Dirección Provincial de Defen­sa Civil en las zonas afectadas por la creci­da del río Uruguay, la cuenca se mantiene en bajante, en tanto permanece el estado de alerta ante el pronóstico de lluvias pre­vistas para este fin de semana. En cuanto al número de evacuados, trascendió que la cifra oficial es de aproximadamente 1.500.
En este contexto, el subsecretario de De­fensa Civil, Bruno Lovinzon, estimó que “habrá que esperar de 48 horas a 72 horas para ver si se cumple el pronóstico y cómo se comporta el río en las altas cuencas”.

Señaló que el martes se podrá tener un panorama más cabal de la tendencia del Uruguay y si es que la situación, de darse las precipitaciones, vuelve a empeorar.
El funcionario evaluó que hasta el mo­mento la localidad de Santo Tomé ha sido la más perjudicada e informó que de los 1.500 evacuados (cifra oficial que no in­cluye autoevacuados), unos 1.200 corres­ponden a esa zona, incluyéndose también a familias pertenecientes a La Cruz, Alvear y Garabí. s