Gendarme y dos de sus tres hijas mueren calcinados al chocar contra una columna

219

La familia, oriunda de Salta, venía de Misiones hacia esa vecina provincia de donde residen, y entre Pirpintos y Pampa de los Guanacos de la ruta nacional 16, en territorio santiagueño, sufrió el fatal siniestro.

La mujer del gendarme sacó del auto a su hija mayor, las llamas ya se apoderaban del vehículo y en cuestión de segundos era imposible acercarse, y vio cómo el fuego consumía el cuerpo de su marido y de su pequeña hija. (Foto gentileza El Liberal).

Un gendarme y dos de sus tres hijas encontraron la muerte de forma trágica, dice la información dada a conocer por el diario El Liberal, mientras que su esposa y la menor restante sobrevivieron, pero con gravísimas heridas tras protagonizar un espectacular accidente en la Ruta Nacional 16. El automóvil en el que viajaban se prendió fuego y dos de las víctimas murieron carbonizadas.

El tramo de la Ruta 16 que une la localidad de Los Pirpintos con Pampa de los Guanacos, fue nuevamente escenario de accidente fatal. Esta vez se cobró la vida de tres integrantes de una familia salteña que regresaba de Misiones.

Según informaron fuentes policiales, el hecho ocurrió minutos antes de las 7. Si bien todo es materia de investigación por estas horas, la hipótesis que se maneja es que el conductor de la Chevrolet Meriva, identificado como Héctor Ramón Chaval (37) -gendarme-, se habría dormido.

Lo cierto es que el vehículo impactó a gran velocidad un guardarrail, el cual lo arrancó y lo dejó atravesado sobre la ruta. Tras la mencionada colisión, el auto se cruzó de carril y embistió la base de una columna que sostenía un cartel indicativo, para luego dar un vuelco y terminar sobre la banquina.

La violencia del impacto hizo que el motor del automóvil saliera despedido y terminara a varios metros.

La violencia del impacto hizo que el motor del automóvil saliera despedido y terminara a varios metros. (Foto gentileza El Liberal).

Momentos dramáticos

Lamentablemente, el gendarme no viajaba solo, por el contrario lo hacía con su familia. Lo acompañaba su esposa, Roxana Bustamante (35), quien sería oriunda de Salta y se desempeñaría como empleada del Juzgado Federal en Misiones.

También viajaban en el automóvil las tres hijas del matrimonio, una beba de 8 meses, y dos niñas de 5 y 8 años.

Cuando el Chevrolet Meriva detuvo su marcha tras impactar en la columna, Chaval ya no habría tenido signos vitales, ya que el mayor impacto fue de su costado, por lo que se presume que murió en el acto. La misma suerte habría corrido la menor de 5 años.

En tanto, Bustamante sufrió severas lesiones pero tras el accidente atinó a sacar del auto a su bebé y su hija mayor, ya que el vehículo comenzaba a prenderse fuego.

En un acto poco racional, pero entendible en un momento de shock, reposó a la bebé sobre la cinta asfáltica por temor a que explote el automóvil mientras intentaba rescatar a su otra hija. Después la criatura de 8 meses terminaría falleciendo ante la gravedad de las heridas sufridas.

Cuando la mujer sacó del auto a su hija mayor, las llamas ya se apoderaban del vehículo y en cuestión de segundos era imposible acercarse, y vio como el fuego consumía el cuerpo de su marido y de su pequeña de 5 años.

A la dramática escena le siguieron los intentos por asistir a los heridos. Bustamante y su hija mayor fueron trasladadas primero a Pampa de los Guanacos, para luego ser derivados al hospital de Sáenz Peña, Chaco. Al parecer la bebé ya no presentaba signos vitales. Los intentos por reanimarla fueron inútiles.

Los cuerpos de Chaval y su hija de cuatro años quedaron calcinados dentro del automóvil, desde donde fueron retirados y trasladados a la morgue.