GRAVISIMO: Patota del diputado Vizcaíno interceptó en El Potrillo a equipo de Lanata, los secuestraron, los agredieron e impidieron avanzar.

19

Todo Noticias acaba de denunciar que un equipo encabezado por el periodista Rodrigo Alegre que estaba esta mañana en Las Lomitas, provincia de Formosa, tratando de llegar desde Ingeniero Juarez a una escuela wichi, para registrar la dos campanas de la pobreza en la que se trata de educar a los chicos. En pleno camino, en una ruta desolada, los interceptaron unos 20 patoteros, los hicieron bajar de la camioneta en la que se movían, los amenazaron, los quisieron secuestrar la camioneta y los obligaron a desviar su camino y les dieron 7 minutos para abandonar el lugar. Jorge Lanata hizo responsable de su seguridad al gobierno de Formosa y a la presidenta de la nación que el martes llegaría a esta provincia.

A horas del esperado y postergado arribo a nuestra provincia de la presidente de la nación Cristina Fernández de Kirchner, la soberbia y torpeza patoteril de dirigentes locales pusieron a Formosa en la puertas de un gigantesco escándalo nacional y de un repudiable ataque la libertad de prensa.

Un equipo de Lanata fue interceptado en una ruta del oeste formoseño muy cerca del Potrillo donde una patota de originarios que trabajan para el diputado provincial del FpV Robero Vizcaino, les cruzaron una camionetas intentaron secuestrarles la camioneta y hacerlos subir a otro vehículo y al no lograrlo, los obligaron bajo amenazas e intimidaciones a trasladarse al salón de una escuela a escuchar los aprietes de los dirigentes wichis que responden al gobierno, pero que no querían ser gravados ni responder preguntas para difundir su posición. Solo exigían que no se filme nada malo, que evidentemente: que las hay, las HAY. El supuesto Defensor del Pueblo Leonardo Gialluca todavía no repudio el vandálico ataque.

En pleno camino, cuando iban a hablar con Epifanio Alfonso -el maestro de la escuela N°46- en una ruta desolada, los interceptaron: «Cuando estábamos yendo con el equipo se nos cruzó en medio del camino y alrededor de 20, 25 personas nos obligaron a bajar de la camioneta», explicó Alegre.

El peridiodista contó que esta gente, que decía ser aborígen, les empezó a cuestionar por qué estaban ahí y a decirles que no podían filmar sin la su autorización. En medio, uno de los hombre los amenazó: «Les doy tres minutos, si ustedes se quedan acá les vamos a secuestrar la camioneta».

Finalmente, les dijeron que tenían que ir todos a una reunión: «Tienen que explicar cómo, por qué y cuándo van a grabar».

«Fuimos escoltados a lo largo de 15 cuadras por la camioneta y unas once motos. Ahí nos llevaron hasta una escuela donde se juntaron entre 80 y 100 personas. Decían que eran aborígenes, pero la persona que lideraba el grupó era Moisés Fernández y el diputado provincial Vizcaíno (Roberto), una persona ligada directamente al gobernador Gildo Insfrán», relato Alegre.

«Estuvimos allí dos horas que se hicieron eternas», dijo. Jorge Lanata estará viajando en pocas horas a Formosa para terminar el informe.

El equipo de Canal 13 venia a completar el informe del domingo y a hacer escuchar la otra campana. Pero en Formosa, nadie quiere hablar y menos dar explicaciones de nada. Los funcionarios no responden llamados, jamas conceden entrevistas a periodistas independientes, nunca responden pedidos de informes, y quieren que se informe sobre lo que no quieren hablar. Lanata sabe esto y también los va a desenmascarar en este sentido.

Por esta situación se vivieron horas de mucha tensión en el oeste y de muchísima preocupación en Buenos Aires desde donde se denunciaron estos actos vandálicos y groseramente antidemocráticos, donde por horas se perdió todo contacto telefónico con los integrantes del equipo periodístico que fuera secuestrado e impedido de tomar imágenes que no eran favorables o de propaganda para el gobierno provincial.

El archi-cuestionado diputado provincial, el funcionario del ICA y los cabecillas del partido de gobierno, intimaron al equipo de Lanata a no prender el equipo, se negaron a hacer notas explicando la otra campana, les recriminaron que solo hacen conocer lo malo, reconociendo que hay cosas malas e intimándolos a retirarse del lugar, porque no los iban a dejar trabajar, porque no habían pedido permiso a nadie para transitar por la ruta y menos para llegarse hasta el Potrillo.

LA OTRA CAMPANA

Desde el oficialismo ya comenzaron a hacer conocer su versión, y aseguran que el momento tenso fue producto de un planteo natural de los lugareños que reprueban a gente que viene de otro lado sin pedir permiso, gente que no los representa, que no conocen su realidad, y no cuentan la verdad, por eso les dejaron en claro que debían retirarse sin filmar nada de la comunidad indígenas.

En medios del estado confirmó lo ocurrido el dirigente justicialista de El potrillo, Eliseo Palomo, quién afirmó que «parece que a este gente de Buenos Aires nos les gusto las aclaraciones que hicimos acá, y entonces se volvieron nuevamente».

«Entraron otra vez a la zona donde estuvieron la vez pasada y también en El Potrillo, entonces los trajimos donde estábamos reunidos un grupo de gente y solamente dijeron que son de una empresa y que trabajan para el canal de las noticias», expuso.

Sostuvo Palomo que «a la gente de acá le molesta todo lo que se dijo en el programa. Fíjese, hablábamos hablamos con ellos justamente debajo de uno de los hermosos edificios de educación con techos azules. Les dije que si no vieron podemos salir afuera y vean el color».

Incluso refirió a que «le dije que si ustedes son independientes como aseguran, deberían mostrar la realidad completa, y no ir a Buenos Aires y contar mentiras», como también sostuvo que «les advertimos a los muchachos que andaban con ellos y que son de Ingeniero Juárez, que no se metan a hablar de las necesidades de El Potrillo, porque ellos no saben y tampoco no nos representan a nosotros. No saben nada, desde donde vinimos y como estamos ahora». OPINION CIUDADANA