Ibarreta: una madre denunció malos tratos en la escuela especial

35

La escuela especial Nº 13 de Ibarreta es escenario de descuidos y maltratos a los chicos, según lo manifestado por la madre de un joven que acude a la institución. Además, aseguró que por el robo del celular de la directora revisaron a gran parte de los alumnos “le hacían levantarse la remera y un poco el panalón”. “El día martes mi hijo no legaba a casa, eran como las cinco y cuarto y al rato llega como asustado como ofendido. Yo le pregunto ‘¿qué te pasó?¿Por qué llegaste tarde?’ y me miró y me hacía señas con la cabeza y dije ‘cuando se tranquiliza me va hablar’ y escuché que lloraba, me acerqué a preguntarle qué le pasó: ‘no mami nada, estoy muy ofendido’ me dijo y se puso a llorar. Después se tranquilizó, me contó que se había perdido el celular del escritorio del a directora y ella ‘se puso loca, se puso a gritarnos y nos encerró a todos, se puso a revisar mochila por mochila’ y después uno de los maestros revisó a los varones en el baño de mujeres”, comentó Silvia Escalante, madre de un joven que acude a la EPES Nº 13. Silvia le pidió a su hijo que le cuente la secuencia completa, el joven de unos 16 años le habría dicho al maestro que no lo toque y logró “zafar”: “Él le dijo ‘a mí no me vas a tocar porque si me vas a tocás a mi yo le cuento a mi mamá’ y el maestro no lo revisó. Mi hijo se asustó porque hasta la policía llamaron, él pudo salir, logró venir caminando para casa. La policía hizo un acta de la denuncia pero mi hijo se sintió muy ofendido porque a uno de sus amigos lo revisaron en el baño y él se sentía mal y se preguntaba ‘¿por qué nos hacen esto? Todo por un celular’”. El robo a la máxima autoridad de la EPES Nº 13 y posterior “cacheo” a los alumnos se habría realizado luego de una práctica radial, “la directora había ido a sacar fotos y a los chicos que estaban en la huerta y demás, se ve que en algún momento dejó el celular arriba del escritorio y desapareció”. Consultada sobre si hubo explicaciones por parte del establecimiento educativo, la entrevistada afirmó que “de la escuela nadie vino a mi casa a dar explicaciones de lo que había pasado, los padres no iban a saber nada si es que mi marido no iba y no comentaba nada porque él fue a hablar con la mamá del amigo de mi hijo, le contó lo que había pasado y la mujer dijo ‘con razón llegó tan nervioso’. La directora no vino en todos estos días, no fue a la escuela porque estaba en Formosa en un congreso”. “A mi hijo no lo envío a la escuela porque directamente no quiere ir, llora porque le da bronca lo que pasó y se siente muy molesto con el maestro, él tenía plena confianza con el maestro. A mi hijo siempre le enseñamos que nadie lo tiene que tocar nadie te tiene que revistar nadie tiene que revisarte nada, le decimos que tiene que defenderse bien y hablar bien”, explicó la mamá del joven de unos 16 años añadiendo que el día que le sustrajeron el celular a la directora “a los chicos le hacían levantarse la remera y un poco el pantalón para ver si tenían el celular en las medias”. Tratos inadecuados “Es la gota que rebalsó el vaso porque a mi hijo muchísimas veces lo dejaron encerrado. La vez pasada lo dejaron encerrado y él quería ir al baño, no podía salir, golpeaba la puerta y esperaba a que alguien pase para que le abra la puerta del lado de afuera. O sea, son situaciones que se vienen dando, a veces mi hijo las cuentas y otras veces no las cuentas. Él es muy nervioso y si se pone nervioso se pone a llorar y a golpear la pared por la impotencia que siente. ‘Yo soy chico y no les pudo pegar a ellos. Ellos nos maltratan’ es lo que siempre venía y contaba”, sostuvo Silvia en diálogo con este medio y Radio Uno. “La denuncia que hicimos no nos quisieron tomar porque dicen que no se puede hacer porque hay una ley, un código que no recuerdo cuál es la que me dijo el oficial pero que la protege más a ella, a la directora. Según el oficial es porque yo voy a hacer una denuncia que no está comprobada por mí que es verdad y como los chicos que van a una escuela especial supuestamente tienen problemas mentales, entonces es comoque no es válido lo que ellos dicen, me dijo que va ser mi palabra contra la de ella”, indicó. “A ni una madre le gusta tener un hijo así, yo tengo la suerte de que entre todos los compañeritos de mi hijo, él es un chico que no está medicado. Tiene un problema mental muy leve, él te cuenta todo, va al baño solo, se va solo a la escuela y viene solo. Hay compañeros de mi hijo que tienen que darle de comer, están en silla de rueda”, expresó la madre quien aseguró haber escuchado un programa radial donde “muchas madres se quejaban de que fueron a ver a sus hijos y que tenían moscas en la cara, que por ahí estaban sentados en un rincón solos que por ahí la maestra estaban hablando y no les prestaba atención”. Al parecer, la explicación de lo acontecido llegaría hoy ya que se haría una reunión a las 10 de la mañana con los padres de los chicos. “Vamos a ver qué explicaciones nos da la directora”, dijo la entrevistada. Para Silvia, hace falta gente que trabaje “desde el alma y el corazón” con más paciencia para que reciban mejores tratos los chicos de la Escuela Especial Nº 13 (que funciona en el edificio de la EPEP Nº 408).