La final sin precio: se pide hasta 129.000 pesos por una entrada para Argentina-Alemania.

80

RIO DE JANEIRO (De nuestros enviados especiales).- La pregunta del millón: ¿qué haría usted con 100.000 pesos? Entre las múltiples posibilidades que aparecen hay que agregar una nueva; comprar una entrada para ver la final de pasado mañana entre la Argentina y Alemania . Sí, ése es el valor promedio que cuesta un ticket en la reventa para el partido en el Maracaná. En algunos casos los precios pueden ser algo menores, pero hay páginas de Internet en los que se pide 129.000 pesos por un ticket. Por supuesto el valor es mucho más alto que el original, que arrancaba en 484 dólares como el costo más barato. En suelo carioca, hasta ayer los valores iban desde los 1000 a los 4000 dólares.

Hay valores de todo tipo que irán oscilando de acuerdo con la ley de la oferta y la demanda. En algunos casos se puede apreciar por las redes sociales entradas a 75.000 pesos, aunque algunos dudan de su autenticidad. Lo curioso es que la entrega se ofrece en Río, lo que implica un riesgo. Se especula con precios que suban entre hoy y mañana hasta alcanzar cifras insólitas, de las más altas pagadas para ver un partido de fútbol en la historia. Más allá de esto, la recaudación tradicional seguramente será récord para esta competencia.

En algunos casos se puede apreciar por las redes sociales entradas a 75.000 pesos, aunque algunos dudan de su autenticidad.
Por los canales de FIFA, los compradores de las entradas para la final se dividen en las siguientes nacionalidades, según publicó O’Globo: el 48% son brasileños; 8,7, argentinos; 8,1, alemanes; 5,6, españoles; 5,3 ingleses, y el 4,5 restante norteamericanos. Pese a estas cifras, el Maracaná, con capacidad para 73.531 personas, albergará a decenas de miles de argentinos.

Aerolíneas Argentinas triplicó la cantidad de vuelos a Río de Janeiro. Se agregaron 10 y hay pasajes de hasta 31 mil pesos. El precio es alto porque el avión deja al pasajero y vuelve vacío.

En cuanto a aviones, se puede agregar los jets privados. Si bien mueven mucha menos gente, es una propuesta novedosa, pero más habitual de lo pensado. «Sorprendentemente es algo muy común. Estoy desde hace 6 años en este mundo desconocido y me sorprendí de todo lo que se mueve», dice Miguel Lo Visco, que se divide entre comandante y vendedor de sus vuelos. Por esta vía habrá 50 jets que aterrizarán en Río, con capacidad para ocho personas cada uno. Esos 400 lugares están todos vendidos. El costo no es para nada económico: 5000 dólares por persona, que incluye estada por dos días. «Es un precio alto, pero la verdad es que Brasil se aprovecha y subió los precios de todo lo relacionado con los vuelos y costos aeroportuarios».

Otra variante que ya realizaron algunos en la semifinal es viajar vía Uruguay, con pasajes a precios más accesibles y en vuelos regulares.

Mientras la fiebre argentina por estar el domingo en Río de Janeiro se potencia, en Brasil intentan seguir atacando el problema de la reventa. La policía de Río de Janeiro buscaba ayer al presidente ejecutivo de una compañía suiza de alojamiento implicada en una investigación por la reventa ilegal de entradas VIP del Mundial. Luego de que una Corte ordenara el arresto del ejecutivo y mantener en custodia a otros 10 sospechosos, la policía no pudo ubicar a Ray Whelan, de la empresa Match Services, una compañía contratada por los organizadores del torneo para ofrecer paquetes corporativos de entradas y alojamiento. La policía brasileña dijo que la red pretendía ganar hasta 200 millones de reales (US$ 90 millones) por reventa ilegal. La firma es la principal proveedora de paquetes de alojamiento para el Mundial y pagó US$ 240 millones por los derechos exclusivos.. LA NACION. Buenos Aires.