La gran noche de Quinteros no alcanzó para que Regatas recupere la localía

254

Por Mauro Capará Melis (Enviado especial) 

A pesar de mejorar un poco, de tener un último cuarto muy bueno y de gozar de un Paolo Quinte­ros imparable (42 tantos), a Regatas Corrientes no le alcanzó para recuperar la localía y volvió a perder con Peñarol en Mar del Pla­ta, que dominó el duelo 30 minutos. El triunfo del anfi­trión fue por 95 a 91 en un cotejo que parecía tener un claro ganador en el tercer cuarto, pero que gracias a la garra de los Fantasmas, el vencedor recién se pudo conocer en los segundos fi­nales. El choque, que inició una hora más tarde, perte­neció al cuarto punto de la serie de las finales de la Liga Nacional de Básquetbol en la que el elenco de “La Fe­liz” quedó a un triunfo de la consagración tras quedar 3 a 1.

El lunes en Corrientes será el quinto juego y en caso de que gane el “Milra­yitas” se coronará campeón.

La misma historia ocurri­da en los últimos dos juegos fue el arranque de Regatas, que en cuatro minutos de juego perdía 13 a 4. Des­concentraciones, endeble defensa, sin rebotes en su aro, dejándole a Peñarol te­ner segundas opciones; y en ataque jugando ingenua­mente con tiros forzados y erráticos. Luego, de la mano de Quinteros (7 tantos en el cuarto), achicó la diferencia de 13 (27-14) que había saca­do el anfitrión, que se apro­pió del parcial por 27-21.

A cinco pudo acercarse el elenco correntino en el se­gundo período (32-27) con un mejoramiento en am­bos canastos, sobre todo de Quinteros (15 hasta allí), de quien dependían mucho las ofensivas, pero los nervios le jugaron una mala pasa­da a los correntinos, que otra vez volvieron a dor­mirse en defensa provo­cando que los dueños de casa se alejen a 11 (43-32). Los Fantasmas se fueron a la pausa amplia cayendo solamente por 9 (45-39).

Luego de la tregua hol­gada, Regatas logró quedar a 4 (47-43), pero minutos después el Fantasma tuvo la oportunidad de quedar a un doble pero fracasó y allí “Peña” sacó 10 de ventaja (57-47). El Remero siguió atacando sin ideas y depen­diendo mucho de Quinteros y Fernando Martina (8). Más tarde, y para colmo, Gutié­rrez metió dos “bombazos” y el “tricampeón” se alejó a 14 (65-51). El parcial lo vol­vió a ganar el conjunto de Fernando “Tulo” Rivero por 25-19 y los de Corrientes ingresaron al último asalto cayendo por 15 (70-55).

En el último acto “llegó” Regatas. El Fantasma, con más garra que juego, con Paolo intratable y con de­fensas agresivas, quedó a dos puntos a falta de 10 se­gundos (93-91), sin embar­go, ni el esfuerzo ni ganar el parcial (36-25) alcanzaron.

Papelón

El inicio del choque esta­ba previsto para las 22.10, pero uno de los aros del Po­lideportivo estaba descen­trado, razón por la cual tu­vieron que acercar un table­ro nuevo, aunque en vano, porque al no poder sustituir tuvieron que soldar el ca­nasto que estaba inclinado. El encuentro comenzó a las a 23.18.

Y antes de que se diera el salto inicial, hubo discusio­nes entre Quinteros Gutié­rrez. El de Regatas señaló: “Se quejan de mi cancha y esto es un papelón”. Lo cier­to es que fue notable que ese aro, que utilizó en el primer tiempo Regatas para atacar, no quedó nada bien.

Síntesis:

Peñarol 95 (3): Facundo Campazzo 25, Adrián Boccia 19, Forrest Fisher 10, Leonardo Gutiérrez 15 y Martín Leiva 18 (FI); Axel Weigand 0, Franco Giorgetti 2, Isaac Sosa 6, Gabriel Fernández 0 y Matías Ibarra 0.

DT: Fernando Rivero.

Regatas 91 (1): Javier Martínez 5, Paolo Quinteros 42, Nicolás Romano 11, Ricardo Sánchez 11 y Fernando Martina 10 (FI); Phillips Mc Hopson 7, Miguel Gerlero 0, Pedro Calderón 2 y Nicolás Brussino 3.

DT: Nicolás Casalánguida.

Parciales: 27-21; 45-36 (18-15); 70-55 (25-19); 95-91 (25-36)

Árbitros: Fernando Sampietro – Fabricio Vito – Oscar Brítez

Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas” de Mar del Plata