La inflación que sigue castigando

180

La crisis económica sigue golpeando, y los mo­retones ya se ven en gran parte de la industria.
La producción industrial se desplomó 6% en abril comparada con igual mes del 2013, arrastrada por el freno de la industria automotriz, se­gún datos de una consultora privada. El análisis fino de la actividad está sustentada con las noticias: hace tres semanas que las terminales automotrices y las fábricas de autopartes vienen ejecutando suspensio­nes de trabajadores ante la imposibilidad de vender.
De este modo, la actividad manufacturera acumuló en el primer cuatrimestre una disminución del 3,5% contra el mismo período del año pasado.
Con relación a marzo, se ob­servó una suba de 1,3% mensual de acuerdo con la medición des­estacionalizada de este indica­dor elaborado por la consultora de Orlando Ferreres.
“‘La caída en la fabricación de autos continúa siendo uno de los principales motivos de la contracción en la actividad ma­nufacturera; debido a las meno­res ventas internas y externas, sumado a una base de compara­ción todavía alta, se espera que el sector automotor mantenga su tendencia a la baja”, aseguró.
Incluso, ayer se conocieron medidas para paliar la situación, aunque la salida de la crisis no depende de ellas. En Córdoba, el banco oficial acordó con las em­presas el lanzamiento de una linea de créditos para la adquisición de vehículos.
Otros sectores ya comenzaron a evidenciar con­tracciones o estancamiento, como es el caso de me­tálicas básicas.
Según el Centro de Estudios Económicos, “la in­dustria alimenticia podría alcanzar cierto dinamis­mo producto del comienzo del ciclo de la cosecha agrícola junto con el sector de químicos y agroquí­micos, que experimentaría crecimiento debido a una baja base de comparación”.
El sector maquinaria y equipos continuó mostran­do el menor dinamismo, alcanzando una caída de 17,2% interanual, señaló el estudio.
La industria automotriz explica en mayor medida este resultado: la fabricación de automotores se con­trajo 21,6% respecto del cuarto mes de 2013 debido a la caída en ventas internas y las externas. Y en el mis­mo rubro, el sector que mas sintió la retracción fue el de la fabricación de motocicletas, principal indicador del fuerte consumo por su bajo costo y el fácil acceso al bien. Los niveles de patentamiento marcaron una disminución considerable en las ventas, cuestión que preocupa a los industriales del sector.
“La base de comparación de la producción fue una de las más altas, lo cual pronuncia más la caída. Esta misma tendencia también se vio reflejada en otros bienes durables como la producción de helade­ras que reflejaron una merma de 12,8% respecto a abril de 2013”, indicó el informe del ex funcio­nario.
Por otra parte, el sector del pa­pel, luego de evidenciar en marzo una contracción de 24% inte­ranual, en abril volvió a operar con normalidad, aunque reflejó una merma de 3,7% en relación al cuarto mes del año pasado.
Si bien el sector de química y agroquímica refleja un crecimiento de 9% interanual, se debe a que en abril del año pasado se vio afectado indirectamente por el incendio de una de las refine­rías que tiene YPF en Ensenada.
La industria de procesamiento de petróleo eviden­ció una contracción de 6,9% interanual, debido a que la compañía Axion Energy se encuentra ampliando la capacidad instalada en su refinería de Campana, ge­nerando una parada de planta y en consecuencia un menor nivel productivo.
Tanto indicadores como noticias, pero funda­mentalmente la realidad cotidiana, dan cuenta de un nivel de retracción importante en la economía. La inflación conlleva al freno en el consumo, y esto a la consecuente paralización de las máquinas de las plantas fabriles.
El flagelo de la inflación (y sus consecuencias) gol­pea, y los magullones surtirán efecto en un futuro cercano de no mediar un freno.