La otra cara de Capitanich: «Acá me quito el saco y me arremango»

177

En las conferencias diarias que ofrece en la Casa de Gobierno, el jefe de Gabinete suele mostrar una imagen formal y generalmente pronuncia discursos estructurados con los que busca -aunque en ocasiones no lo logre- desactivar las polémicas que involucran al gobierno nacional.

Sin embargo, en la provincia del Chaco se vio a un Jorge Capitanich diferente: se mostró mucho más encendido de lo que se muestra cada mañana en la Ciudad, con un tono de voz elevado y firme con el que disparó frases directas, sin las construcciones rebuscadas que suele emplear.

El funcionario kirchnerista encabezó la semana pasada el acto de inauguración de obras de pavimento, de 100 viviendas y de la imposición del nombre «Luis Alberto Bontempo» a un flamante barrio chaqueño.

En ese contexto, tras destacar numerosas obras del oficialismo, sorprendió con una actitud con la que pretendió remarcar ese otro perfil que no se ve en las ruedas de prensa que realiza en Buenos Aires.

«Acá termino el discurso formal. Acá me saco el saco y hablo como dirigente político. Me arremango y hablo como dirigente político», avisó (y cumplió) Capitanich, ante el aplauso y los gritos del público.

Envalentonado por el apoyo, el jefe de Gabinete apuntó a las elecciones presidenciales y advirtió que este año hay dos opciones: «Elegimos el proyecto político de la democracia o elegimos a empleados decadentes de las corporaciones, que pretenderán sojuzgarnos para el presente y el futuro».

Sin mencionar el tema de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el gobernador del Chaco en uso de licencia manifestó: «No pueden ver a la Argentina en paz, son capaces de generar estrategias tendientes a romper todos los cimientos de lo que hemos sabido construir. Los argentinos no nos merecemos ni grupos concentrados ni servicios de inteligencia que representan intereses oscuros».

Además de hablar de los «idiotas útiles que hablan por grupos que no pueden dar la cara», Capitanich apuntó sin dar nombres contra la oposición e incluso pareció hacer foco en alguna figura del Frente para la Victoria.

«Nosotros sabemos que en esta etapa de la Argentina y en la etapa que viene no hay lugar para los pusilánimes, hay lugar solamente para los corajudos, para los valientes, para los que tenemos agallas para enfrentar a esos grupos que han sojuzgado a la Argentina. No queremos a los cobardes ni a los traidores, ni a los que tratan de quedar bien con todo el mundo», disparó.

Finalmente el funcionario destacó que el evento era una buena ocasión para festejar las obras, pero también «para solidarizarnos con nuestra Presidente y su liderazgo. Y entender que hay un mensaje detrás de estos últimos acontecimientos (en referencia al caso Nisman), que es el siguiente: ‘Estamos dispuestos a todos, cualquier método'».

«Nunca habíamos afrontado un mensaje de este tenor. Es un mensaje típico de las mafias que veíamos en series de televisión, que están dispuestos a todo con tal de cumplir sus objetivos. Pero aquí hay un pueblo unido y organizado. Y hay dirigentes políticos que seremos capaces de defender, con coraje, hidalguía y dignidad, un proyecto político que ha sido capaz de transformar a la Argentina», finalizó. INFOBAE