La Provincia espera esta semana definiciones por la prórroga de deuda

213

La semana pasada, el jefe de Gabinete nacional Jor­ge Capitanich, en su habi­tual conferencia de prensa, anunció que esta semana rubricarán nuevamente 17 gobernadores con la Na­ción una prórroga del ven­cimiento de pasivos pro­vinciales. Son los distritos que desde 2010 no abonan pasivos luego de ingresar a un programa de refinancia­ción llevado adelante para oxigenar las economías provinciales.
Si bien se esperaba que este lunes los gobernadores sean citados a la Casa Ro­sada para rubricar la nueva prórroga, esta información no pudo ser confirmada. De igual modo se espera que la firma no se realice más allá del viernes.
A su vez, la semana pa­sada el ministro de Ha­cienda Enrique Vaz Torres entregó personalmente la documentación a Capita­nich correspondiente a las contraprestaciones que debe cumplir la Provincia, como el cumplimiento fis­cal y hasta los números de empleados estatales y sus haberes percibidos, infor­mación que también debe­rían enviar las comunas a la Provincia.
La prórroga de pasivos provinciales por parte del Gobierno federal data del año pasado. La presiden­ta Cristina Fernández de Kirchner quitó ese peso de encima a los gobernadores que debían hacer frente a sendas campañas electora­les.
Muchos de los manda­tarios provinciales usaron como principal propagan­da de campaña el aumen­to de salarios estatales, ya que el gran empleador en las provincias es el Estado. Corrientes, como muchas otras, otorgó subas en los haberes y pasó a gran nú­mero de agentes públicos que estaban contratados a planta permanente. Incluso en Corrientes, por fuera de los salarios se da mensual­mente un plus “en negro” de 600 pesos.
Cabe destacar que la última prórroga del Pro­grama Federal de Des­endeudamiento de las provincias argentinas les representó un ahorro de cerca de $1.800 millones. Previamente, ambas par­tes habían rubricado un acuerdo similar el 27 de diciembre de 2013, en lo que fue la inauguración de las renovaciones de la tregua en los pagos de ca­rácter trimestral. Por esas horas, el stock de deuda vigente ($77.300 millones) fue nuevamente reprogra­mado, con una quita de $11.000 millones sobre el capital, por aportes del Te­soro adeudados.
En este contexto, se man­tiene tensa la relación en­tre el Gobierno municipal capitalino y la Provincia. El intendente Fabián Ríos asegura que el Estado pro­vincial no envía a su admi­nistración los beneficios que recibe desde las esferas federales.
El gobernador Ricardo Colombi informó el pasado viernes que hoy firmaría el documento que es renova­do cada tres meses, en reali­dad el beneficio se remonta a 2010 y la administración del radical lleva todo un récord en no pagar deudas, más de cuatro años. s
HACIENDA DEBERÍA EXTENDER EL BENEFICIO A LAS COMUNAS QUE SE ENCUENTRAN ENDEUDADAS.
Se espera que en las próximas horas el Gobier­no provincial sea citado para firmar por 90 días más la prórroga de la deuda.
Sin respuestas por las Cuentas de Inversión
La resolución fue apro­bada en las Cámaras, pero hasta el momento no fue remitida. La senadora Ma­ría Inés Fagetti explicó que el Gobernador es el encargado de enviar una nota donde le indique al Tribunal de Cuentas, para que desde ahí remitan el informe correspondiente a la Legislatura.
La Constitución provin­cial establece que las Cuen­tas de Inversión deben ser enviadas antes del 31 de mayo. “No sé qué habrá por detrás, pero se está incum­pliendo la Constitución”, manifestó la senadora.
La Cuenta de Inversión es la rendición anual de la gestión y ejecución del Pre­supuesto que el Poder Eje­cutivo realiza ante el Poder Legislativo, de manera de permitir a este poder del Estado la fiscalización de toda la política económica y constituye una herra­mienta primordial para el análisis de la gestión gu­bernamental.
La Cámara alta ingresó la semana pasada en re­ceso invernal pero desde el Frente para la Victoria prevén reiterar la petición de los gastos del 2013. La resolución fue aprobada en las Cámaras pero hasta el momento no fue remitida.
El informe que fue en­viado por el Tribunal de Cuentas el pasado 30 de mayo hace una salvedad, da cuenta al Poder Ejecu­tivo de ciertos atrasos en diferentes áreas estatales en la remisión de informa­ción sobre los gastos co­rrientes a lo largo de 2013. También en esas observa­ciones pone la lupa sobre los fondos nacionales y los inventarios.
Mientras tanto las cáma­ras legislativas esperan el envío de esa documenta­ción para poder evaluarla en el recinto.
Ya transcurrieron 50 días desde que fue solicitado el informe de la rendición de cuentas y recursos. Una cuestión que se repite año tras año. “Somos responsa­bles de controlar que todos los fondos sean rendidos en tiempo y forma”, dijo Mansutti.
La legisladora recordó que también existen de­nuncias penales hechas por este organismo de contralor externo cuan­do las ejecuciones no son claras.s