La salud ficticia en la frontera

114

“Con estos aparatos de última generación no habrá necesidad de que la gente vaya a otros pueblos a hacerse los estudios. Gente muy humilde tenía que viajar”. Quien habla en las imágenes de un cortometraje de campaña electoral, es una enfermera auxiliar. De fondo se puede observar un profundo pasillo de hospital, impecable. Además de estar limpísimo, tiene una intensa iluminación blanca. La pieza propagandística está bien realizada, el movimiento de cámaras es dinámico y la expresión de quienes aparecen en el corto realmente convence. Desde el director del nosocomio, vecinos, médicos y enfermeros, hablan del salto en calidad sanitaria en la ciudad correntina Paso de los Libres, fronteriza con Uruguayana (Brasil). El spot televisivo que bien podría ir en tandas de salas cinematográficas, se difundió entre los meses junio y septiembre, en plena campaña electoral.

Eduardo Alejandro Vischi, entonces intendente de esa comuna, abre la propaganda. “Los libreños estamos muy contentos, porque cuando asumí la gestión la mayor demanda era la salud”, leyó el libreto el jefe comunal obviando que en ese año cumplió ocho al frente del Municipio. Y que todos esos años el partido que gobernó la provincia fue el suyo, el radical. Empujado quizás por los guionistas de campaña, Vischi desafió a la historia: “Después del puente internacional, es lo más importante que tenemos”. El viaducto al que se refirió conecta Paso de los Libres con Uruguayana, Argentina con Brasil. Fue inaugurado por los presidentes, Juan Domingo Perón y Eurico Gaspar Dutra el 21 de mayo de 1947. En septiembre de 2013, el gobernador Ricardo Colombi (UCR) ganó las elecciones para la Gobernación, logró ser reelecto en el cargo y muy pronto el spot se convertiría en una gran pieza de ciencia ficción. A dos años de la puesta en marcha del centro asistencial, los pacientes deben cruzar el río Uruguay utilizando el puente mencionado para hacerse diagnósticos por imagen, también deben viajar a otras ciudades de la provincia para someterse a intervenciones quirúrgicas de mediana complejidad. Si es de alta, deben ser derivados a la Capital provincial. Para esos traslados ahora intervienen los bomberos libreños, quienes ofician de camilleros y choferes de ambulancia. El flamante hospital tiene desde su corte de cintas “una linda estructura edilicia”, dijo a este diario su ex director; pero sin aparatología indicada ni insumos, el trabajo de los médicos se cae por el precipicio creado desde el ministerio, cartera gubernamental que supo ocupar espacios en medios nacionales debido a la interpretación hecha por su titular, Julián Dindart, sobre el embarazo adolescente. Para el funcionario, las chicas desean llegar al estado de gravidez para obtener de esa forma el beneficio social de la Asignación Universal por Hijo. Pasaron dos años y la situación sanitaria real en la fronteriza ciudad es caótica, los vecinos libreños organizan una marcha para internar llamar la atención de las autoridades debido a que ni siquiera pacientes con tratamientos ambulatorios reciben sus respectivas medicaciones debido a la falta de insumos. La farmacia del centro asistencial está casi sin stock. Además, los empleados reclaman su normalización laboral tras años de estar en las márgenes de la legalidad percibiendo magros salarios de forma irregular. Como se observa, la situación dista bastante de lo exhibido en un perfecto guión de campaña en el invierno de 2013. La situación urge soluciones porque muchos pacientes, de no ser así, no podrán pasar la primavera.s