Le retira medicación a paciente pensando que murió, pero forense comprobó que respiraba

20

Mariela tenía 43 años y padecía cáncer gástrico. Murió el 6 de julio en su casa acompañada por su esposo Ramón Javier Galarza y él se comunicó con Curar para dar cuenta de lo que estaba pasando a su mujer.

Los padres, Luis Espinoza y Nélida Sena, acompañados por su abogado Matías Rojo contaron lo ocurrido el 7 de julio, alrededor de las 7.30.

Luis Espinoza y Nélida Sena, junto al abogado Matías Rojo, contaron el duro momento que les tocó atravesar.

“Su marido nos llamó diciendo que Mariela se estaba yendo”, contó la madre sobre lo acontecido en la casa del matrimonio en Fray Bertaca 2140 de Resistencia.

“Inmediatamente nos preparamos con mi esposo, y nos fuimos al domicilio de mi hija, donde estaba su esposo, sus hijos, su suegra y sus cuñados. Posteriormente, llega mi otra hija Graciela y se encontraba una profesional médica, de apellido Paniagua correspondiente al Servicio Médico de Curar que dice a quienes estábamos en el dormitorio ‘ya no está más acá’ y procedió a sacarle el catéter y suspendió las medicaciones que le estaban suministrando”, recordó Sena. 

Y agregó: “La médica Mónica Paniagua dijo hay que llamar al forense, yo me acerqué a mi hija y le sentí la respiración y unos leves latidos en su corazón, le manifesté a Paniagua y ella me contestó que eran ‘reflejos’, causándome profundo pesar, porque sabía que mi hija estaba viva y le  suspendió su medicación”, detalló con dolor la mamá de Mariela.

Prosiguiendo con ese día, “a las 9 aproximadamente arribó personal de la Comisaría Cuarta y después llegó el médico forense, doctor Marcelo Fanti y constató que mi hija aún vivía”.

Por otra parte, el médico legista según consta en las actuaciones, observó “respiración espontánea y pulso normal” por lo cual recomendó su inmediata atención, presentándose en el lugar una ambulancia de Servicio de Emergencia Curar, Interno M6, dominio KKF-309 a cargo del médico Diego Cardozo quien procedió a realizar la atención. El deceso de Espinoza se produjo a las 15.25.

 

La fiscal comenzó a investigar

La fiscal número 9, Mirta Mansilla por oficio de fecha 16 de septiembre solicitó a las autoridades de Curar la remisión de copia certificada de historia clínica y/o estudios complementarios de Espinoza, y datos del personal que intervino en la atención y traslado de la paciente.

“La médica quería cerrarle la boca y los ojos porque creía que mi hija estaba muerta”, lamentó la madre.

“No queremos dinero, solo pretendemos saber qué sucedió y advertir a otras personas”, contó Sena quien se constituyó en denunciante a fin de evitar que la causa se archive e informó que la denunciada cuenta con contrato de servicio en el hospital Julio C. Perrando.

Por su lado, el abogado Rojo explicó que la presentación a la justicia es “para saber si la acción de médica fue un error, impericia u homicidio culposo, Paniagua le sacó la medicación, los catéteres y se retiró, llegó el forense y dijo que estaba viva, por lo cual pidió que se convoque a Curar”, repasó.

“La fiscalía deberá determinar si el error de Paniagua aceleró la muerte de Mariela y evaluar la conducta de la médica que puede derivar en homicidio culposo”, dijo Rojo.

Comentarios

Comentarios