Llega a siete el número de provincias que dará un plus salarial

226

Los gobiernos de Córdoba, Salta, La Pampa, San Juan, San Luis, Santa Fe y Santiago del Estero cedieron al pedido y otorgarán suman que van entre 1.400 y 3.500 pesos. Formosa como las 16 restantes se mantiene al margen del beneficio. Gremios piden que se haga efectivo también en otros ámbitos.

Por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, este fin de año se masificó un reclamo que hasta el año pasado asomaba como un fenómeno limitado a un puñado de gremios: los pedidos de bonos navideños que compensen la alta inflación y la falta de actualización del impuesto a las Ganancias.

Un dato revela la unanimidad del reclamo: exigen su pago los gremios del sector público y también los del privado, y desde los sindicatos más enfrentados con la Casa Rosada hasta los ultra K.

Los reclamos se extendieron de tal manera que cuando aún falta un mes y medio para la Navidad ya hay 7 provincias -Córdoba, La Pampa, Salta, San Juan, San Luis, Santa Fe y Santiago del Estero- que acordaron con los gremios estatales el pago de una bonificación extraordinaria, que varía entre los $ 1.400 y los $ 3.500 según la jurisdicción.

«Los pedidos de pagos de bonos en las provincias antes eran una excepción, pero este año se ha generalizado porque la inflación se comió los salarios», dijo Julio Fuentes, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). El sindicalista opinó que «van a profundizarse los conflictos» en las provincias que rechacen el pago de una suma extra.

También podría haber medidas de fuerza en organismos nacionales descentralizados como el INTI, INTA y Senasa ante la negativa de la Casa Rosada a otorgar una bonificación extraordinaria. No existen razones objetivas (para darlo)», había fundamentado el jefe de Gabinete Jorge Capitanich.

Hugo Moyano, jefe de la CGT anti K, dijo ayer que: «El reclamo de un bono es mucho más masivo que en otros años. El motivo es que la gente está sufriendo una depresión muy grande de sus salarios».

El titular de la opositora CTA Autónoma Pablo Micheli completó: «Si se compara con el año pasado, la proporción de reclamos es de 10 a 1. El año pasado fuimos unos pocos los que exigimos el pago de un bono, pero ahora lo piden todos porque es escandalosa la pérdida del poder adquisitivo».

Esa central sindical se movilizará el próximo jueves 20 para reclamar una bonificación de $ 4.000 para todos los trabajadores.
Hasta la CTA K se sumó ahora al pedido de un bono. «Tenemos autoridad para reclamar lo que estamos reclamando», dijo su secretario general, Hugo Yasky. Y resaltó un detalle que muestra el estado de situación: «Es la primera vez que lo reclamamos porque por primera vez este año los salarios quedaron por debajo de la inflación».

De las cuatro centrales sindicales, la CGT oficialista es la única que no se pronunció institucionalmente por los bonos. Eso sí: dio libertad de acción a sus gremios para que lo pidan.FUENTE: CUARTO PODER DIARIO-